Comisión de los Hermanos Cooperadores 

Subtítulo: 
Vivian Boland OP, secretario de la comisión
Imagen: 
Cuerpo: 

 

La Comisión para la Vocación del Hermano Cooperador se reunió en Santa Sabina del 18 al 20 de febrero de 2019. Esta fue la última reunión de la comisión antes del capítulo general. La mayor parte del tiempo se dedicó a finalizar los proyectos en los que la Comisión ha estado trabajando. Estos incluyen un texto para ser insertado en el LCO definiendo la identidad y la misión del hermano religioso dominico, algunas peticiones al capítulo general sobre cómo se podría desarrollar el trabajo de la comisión en el futuro, y un directorio de todos los hermanos de la Orden. 

El directorio muestra que en la actualidad hay 292 hermanos, sólo el 5% del total de los frailes. Lo más interesante, sin embargo, es la gama de actividades en las que los hermanos están comprometidos. Estos incluyen muchos ministerios internos en los conventos e iglesias de la Orden donde los hermanos trabajan como sacristanes, cocineros, jardineros, sastres y síndicos, y muchos sirven en el consejo conventual o en los consejos de formación del convento o de la provincia. Muchos hermanos se dedican también a ministerios externos de enseñanza y sanidad, pastoral y catequesis, administración y gestión de proyectos, iconografía, arquitectura y otros apostolados artísticos. 

La comisión se reunió con el hermano Pablo Sicouly, socio para la vida intelectual, para considerar cómo la Ratio Studiorum Generalis considera la formación intelectual y profesional del hermano. También se reunió con el hermano William Short OFM, quien habló sobre la identidad y la misión del hermano religioso en la orden franciscana. 

La comisión ha trabajado para establecer buenos contactos con las sociedades regionales y con los provinciales de cada región. También ha buscado estar en contacto con todos los hermanos de la Orden y ha revisado cómo se presenta la vocación del hermano en las páginas web de las provincias. 

Las prioridades para los próximos años son ayudar a los promotores vocacionales a hablar de esta vocación y continuar trabajando con las provincias para fomentar una renovada comprensión de la vocación del hermano, de su contribución esencial al carácter fraterno de nuestra forma de vida y de su contribución específica a la misión evangelizadora de la Orden.