Contribución de los dominico/as al EPU sobre Filipinas

Imagen: 
Contribution by the Dominicans to the UPR on the Philippines
Cuerpo: 

En mayo de 2017, Dominicans for Justice and Peace contribuyó a la revisión de Filipinas en el proceso del Examen Periódico Universal (EPU) de las Naciones Unidas. Este mecanismo, creado por el Consejo de Derechos Humanos hace ocho años, permite evaluar los expedientes de derechos humanos de cada uno de los Estados Miembros de las Naciones Unidas, cada 4 años y medio. Este proceso de revisión es una oportunidad única para los dominico/as a nivel local de compartir su visión de la situación de derechos humanos en su país y de plantear sus inquietudes a nivel internacional. Antes de cada evaluación, el Alto Comisionado de Derechos Humanos (ACNUDH) presenta un informe recopilando la información procedente de los informes de las ONG, como la nuestra. Estos datos pueden servir a los Estados a la hora de formular sus recomendaciones al Estado en examen.

Apoyándose en la experiencia y conocimientos de la hermana Cecilia Espenilla, Dominicans for Justice and Peace envió un informe sobre el tema del tráfico de personas en Filipinas. Entre los 51 informes de la sociedad civil, 16 han hecho referencia directamente o indirectamente a la cuestión del tráfico de personas (incluido el nuestro). Varios informes destacaron el tema del trabajo en condiciones de esclavitud, particularmente el trabajo y la explotación sexual de los niños, prácticas directamente vinculadas al tráfico de personas. En su informe recopilando la información procedente de los informes de las ONG, la ACNUDH se refirió directamente a la información del informe de los dominico/as en lo que se refiere a la falta de voluntad política por parte del Gobierno de implementar plenamente la ley sobre la lucha contra el tráfico de seres humanos (‘Anti-Trafficking in Person Act’), incluso por razones de corrupción. El Alto Comisionado se refirió también a nuestra recomendación destinada al Gobierno de Filipinas de aumentar los recursos financieros para los refugios por las víctimas del tráfico de personas.

Entre las 257 recomendaciones hechas por los Estados para que Filipinas mejore la situación de derechos humanos en el país, no menos de 27 países se refieren a la cuestión del tráfico de personas, incluso la explotación de los niños. Dos de nuestras recomendaciones son similares a las de muchos Estados. La recomendación a Filipinas de tomar todas las medidas necesarias para investigar las operaciones de tráfico de personas y perseguir a los traficantes también fue planteada por Botswana y la Santa Sede. Al igual que Cuba, China, Indonesia y Sierra Leona, llamamos a Filipinas a fortalecer la cooperación con otros países y a tomar medidas al nivel bilateral, regional e internacional a fin de garantizar una mejor protección de los filipinos.

En suma, la contribución de los dominico/as en el proceso del EPU sobre Filipinas haya aumentado las preocupaciones de las ONG y los Estados sobre la cuestión del tráfico de personas. Ante esta presión internacional, esperemos que el Gobierno filipino consolidará sus esfuerzos y su determinación para combatir el problema generalizado de trata de seres humanos en el país.

 

(23 de julio de 2017)