Coordinador Internacional de las Fraternidades Sacerdotales de la Orden

Imagen: 
Florentino Bolo
Cuerpo: 

Dentro de la Familia Dominicana conocemos a los frailes, las monjas, las hermanas, los miembros de los institutos seculares, los laicos y los jóvenes. Pero, para muchos, quizás resulta menos familiar la existencia de las fraternidades sacerdotales dominicanas.

Estas fraternidades son asociaciones de sacerdotes diocesanos formalmente afiliados a la Orden de Predicadores por la profesión de una regla propia, a través de la cual sus miembros buscan la perfección evangélica como copartícipes de la gracia y de la misión de la Orden. Los miembros de las fraternidades permanecen bajo la jurisdicción de su obispo u ordinario local pero están asociados a la Familia Dominicana por medio de estructuras propias.  

Buscando la promoción de esta vocación particular, el Maestro de la Orden nombró en pasados días a Fray Florentino Bolo como Coordinador Internacional de las Fraternidades Sacerdotales de la Orden. Fray Florentino es hijo de la Provincia de Filipinas, hizo su primera profesión en 1998 y recibió la ordenación sacerdotal en 2005. Es licenciado en derecho canónico de la Universidad Santo Tomás de Manila.  Se ha desempeñado en varios ministerios como socio del maestro de novicios, secretario general de la Universidad Santo Tomás, vicerrector y asistente espiritual del seminario de la misma universidad. Ha sido por varios años promotor provincial de fraternidades sacerdotales en Filipinas. Actualmente reside en Roma donde adelanta estudios de doctorado en derecho canónico.

Fray Florentino comenta:

«Los dos últimos capítulos generales de la Orden (ACG 2010 Roma, n°. 232; 2013 Trogir, n°. 120) recordaron la realidad de las fraternidades sacerdotales, que existen en diferentes provincias y que están naciendo en otras. El reconocimiento del lugar de las fraternidades sacerdotales dentro de la Familia Dominicana se ha ido logrando por medio de su incorporación dentro del Secretariado Internacional de la Familia (ACG 2013 Trogir, Apéndice I, no. 121) y por la confianza con la que el Maestro de la Orden ha puesto en contacto estos grupos y estudia el modo de consolidar aún más esta dimensión de la Orden».    

(28 de noviembre de 2013)