Culminó el Congreso Internacional de Pueblos Originarios

Imagen: 
Congreso Internacional de Pueblos Originarios
Cuerpo: 

Humildad, encuentro y comunión: tres condiciones para acompañar al Pueblo de Dios

El Domingo 28 de agosto finalizó, en Guatemala, el Congreso Internacional de Pueblos Originarios con la Eucaristía presidida por el Maestro de la Orden, fr. Bruno Cadoré OP. En su homilía, el Maestro resaltó tres condiciones importantes que debe tener la Iglesia a la hora de acompañar al Pueblo de Dios: humildad, encuentro y comunión.

El Congreso, organizado por la Provincia de San Vicente Ferrer (Centroamérica) comenzó el jueves 25 y se enmarcó en las celebraciones del Jubileo de la Orden por los 800 años de su fundación.

Participaron hermanos y hermanas de México, Perú, Colombia, España, Italia, Puerto Rico, El Salvador y Guatemala. Los acompañaron el Maestro de la Orden, fr. Orlando Rueda, Socio del Maestro para la Vida Apostólica, fr. Eric Salobir, Socio del Maestro para los Medios de Comunicación, fr. Mike Deeb, representante de la Orden en las Naciones Unidas, fray Carlos Cáceres, Prior Provincial de la Provincia San Vicente Ferrer en Centroamérica, frailes y hermanas dominicas y laicos y lacias de los pueblos originarios.

Luego de las ponencias e intercambios de los dos primeros días (ver crónica) en la mañana del sábado, la Celebración Eucarística estuvo a cargo de América del Sur. Fue presidida por fr. Magno Ccahuaya, de la Provincia San Juan Bautista del Perú.  Esos días han estado marcados por la riqueza cultural que hay en los pueblos originarios y que los hermanos y hermanas compartieron. En el transcurso de la mañana, contaron con la participación de Mons. Raúl Vera OP, quien compartió algunos elementos dominicanos en el acompañamiento pastoral a pueblos originarios, desde la labor que realiza en México.

Posteriormente, los participantes de América del Sur presentaron el trabajo que realizan con los pueblos originarios. en Perú,  Colombia y el Caribe. Por la tarde, se abrió el espacio para iniciar el conversatorio con el Maestro de la Orden a partir de la pregunta ¿Qué ilumina el Jubileo en la misión de la Orden en Pueblos Originarios? Ofició de moderador de estos espacios fr. Xavier Gómez. Fray Bruno señaló que una de sus preocupaciones es “cómo salir de la gloria del pasado para ir a la gloria del futuro”. Seguidamente, se dio inicio al trabajo en grupos, con el fin de buscar pistas de acción como Orden de Predicadores en el acompañamiento a pueblos originarios. Por la noche, disfrutaron de un espacio cultural, cargado de mucha alegría, donde los hermanos y hermanas compartieron algo de cada país a través de cantos, danzas, dramatizaciones y bailes.

El domingo 28 iniciaron el día con el rezo de laúdes, dirigido por el Prior Provincial de la Provincia San Vicente Ferrer. Para las preces se invitó a que se hicieran según la lengua de cada participante. Lo fuerte del trabajo de la mañana fue la síntesis final, a cargo de fr. Gonzalo Ituarte.

Seguidamente, los participantes se dirigieron a la Basílica Nuestra Señora del Rosario, donde se realizó la Eucaristía y clausura del  Congreso. La Misa fue presidida por el Maestro de la Orden y concelebraron fray Rueda y fr. Cáceres,. En la homilía, el Maestro recalcó tres elementos importantes que la Iglesia debe tener a la hora de acompañar al pueblo de Dios: a) humildad: “una mano extendida como signo de que pide algo, pero también como signo de que quiere entregar algo.Nos toca ofrecer la amistad y la misericordia de Dios”; b) el encuentro: “Jesús viene hacerse camino, hermano, para darse a todos y que para que nos volvamos amigos de Dios” y c) comunión: “la Iglesia es una comunidad que recuerda al mundo que ningún ser humano puede faltar en la comunidad de los amigos de Emaús”.

En base a las crónicas de fr. Tato Pérez OP

 

(30 de agosto de 2016)