Dominicanas Religiosas del Monasterio Santa Rosa: “Estamos con el corazón de rodillas”

Imagen: 
Dominicanas Religiosas del Monasterio Santa Rosa: “Estamos con el corazón de rodillas”
Cuerpo: 

Una vida consagrada a Dios y a los demás. Religiosas dominicas rinden culto a Santa Rosa de Lima todos los días

Un corazón que ama quiere lo mejor para los demás”, nos dice esbozando una sonrisa Sor Rosaluz Manrique de los Sagrados Corazones, priora del Monasterio Santa Rosa en la ciudad.

En el locutorio del convento, la reja de metal que nos separa no impide ver el rostro de la religiosa ni mucho menos sentir su presencia. Está allí para enseñarnos que, a través de la oración, son también evangelizadoras y parte del mundo al que consagran sus intenciones.

Fundado en 1747 por dos religiosas del Monasterio de Santa Catalina, el de Santa Rosa tiene como misión lograr en esa comunión espiritual con Cristo, que las acciones de los sacerdotes tengan impacto sobre la humanidad.

“Por medio de nuestras alabanzas intercedemos por el mundo”, precisa la priora. Y eso se explica en la rutina diaria de las hermanas.

La vida en el convento comienza de madrugada, a las 4:45 cuando se levantan y se alistan para empezar a las 5:10 con la oración de la mañana, el Santo Rosario y la Tercia (hora canónica para oración), como preparación a la misa que comienza a las 7:00. Luego de eso, a las 8:10 ya están en el comedor para el desayuno.

EN SILENCIO. Las comidas en este lugar se cumplen en silencio, solo la voz de una de las monjas, leyendo alguna oración comunitaria, resuena en el Refectorio.

El día pasa con la lectura espiritual y las labores de cada hermana, hasta las 11:20 cuanto se da inicio a la Sexta (mediodía) que antecede al almuerzo y el recreo, que terminan a las 13:30. Por la tarde, la rutina no es diferente, la oración de la hora Nona, el Rosario, la preparación de la liturgia , los oficios y a las 18:30 las vísperas, luego la oración personal, la cena y el retiro a sus habitaciones, sobre las 9 de la noche.

Sin embargo, aun siendo de clausura, su interés por el mundo no decae. Saben lo que sucede fuera del convento y hacen lo que les toca, como hizo Santa Rosa, refiere Sor Rosaluz.

“Ella vio lo que pasaba en el mundo y quiso hacer lo que le tocaba, lo que pudo desde entonces, ese es un ejemplo de entrega por los demás, de la vida de una joven que se interesó por lo que sucedía en su tiempo... por cambiar lo que le parecía injusto”, precisa y agrega que “es importante tener el corazón de rodillas”, para ver por los demás.

Eso fue lo que quisieron transmitir en las celebraciones por los 400 años del fallecimiento de la primera santa peruana.

El Año Jubilar de Santa Rosa comenzó en el 2016 y terminó el 24 de este mes, día en que murió la santa. Este mes hubo una novena consagrada cada día a las diferentes instituciones de trabajo religioso y el 24, la misa de fiesta celebrada por monseñor Javier Del Río Alba. Para hoy se alista la misa diaria, a las 7:00 y la de fiesta, a las 10:00. La invitación es para todos los fieles.

Historia. Sor Ignacia de la Cruz Barreda fue la primera priora del Monasterio Santa Rosa en 1747 y fue quien instauró la doctrina.

FECHAS.

  • 1586 Nació en Lima Isabel Flores de Oliva, Santa Rosa de Lima.
  • 1606 Ingresó a la Orden de Predicadores, que era un movimiento dominicano.
  • 1617 falleció a los 31 años y 54 años después fue canonizada por el papa Clemente X

 

(03 de septiembre de 2017)