El dominico brasileño Frei Betto gana el premio UNESCO/José Martí 2013

Subtítulo: 
Y por su oposición a todas las formas de discriminación, injusticia y exclusión
Imagen: 
Cuerpo: 

UNESCO creó este premio en 1994 a iniciativa del gobierno de Cuba para sensibilizar a los encargados de la toma decisiones sobre la igualdad y los derechos humanos

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, ha otorgado al fraile dominico brasileño Frei Betto el premio UNESCO/José Martí 2013 como reconocimiento a su contribución a la construcción de una cultura de paz universal y a la justicia social y los derechos humanos en América Latina y el Caribe.

Frei Betto, elegido por Bokova por recomendación de un jurado internacional, ha sido premiado por su trabajo como educador, escritor y teólogo, por su oposición a todas las formas de discriminación, injusticia y exclusión y por su promoción de la cultura de paz y los derechos humanos, según ha indicado la UNESCO.

Carlos Alberto Libânio Christo, más conocido como Frei Betto, nació en Belo Horizonte (Brasil) en 1944. Autor de más de cincuenta libros traducidos a múltiples idiomas, ingresó en la orden de los dominicos a los veinte años de edad, siendo estudiante de periodismo. Durante la dictadura militar brasileña, fue encarcelado en dos ocasiones, la primera en 1964 y la segunda entre 1969 y 1973, por colaborador de la organización guerrillera Acción Libertadora Nacional (ALN), que dirigía Carlos Marighella.

Cuando recuperó la libertad, trabajó durante cinco años en una favela de la ciudad de Vitoria.

Durante la década de los años ochenta asesoró sobre las relaciones Iglesia-Estado a varios países como Nicaragua, Cuba, China, la Unión Soviética, Polonia y Checoslovaquia y en la década posterior integró el consejo de la Fundación Sueca de Derechos Humanos.

Adepto a la Teología de la Liberación y militante de movimientos pastorales y sociales, fue asesor especial del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, entre 2003 y 2004 y fue coordinador de Movilización Social del programa "Hambre Cero".

El Consejo Ejecutivo de la UNESCO creó este premio en 1994 a iniciativa del gobierno de Cuba para sensibilizar a los encargados de la toma decisiones sobre la igualdad y los derechos humanos. Este galardón, que lleva el nombre del político cubano José Martí, reconoce contribuciones sobresalientes de organizaciones o de individuos a la unidad y la integración de América Latina y el Caribe basada en el respeto de las tradiciones culturales y los valores humanistas.

El anterior ganador del Premio Martí, dotado con 5.000 dólares, fue el politólogo argentino Atilio Alberto Borón, por su contribución a la unidad e integración de los países de América Latina y el Caribe y por su aportación al estudio y la promoción del pensamiento del apóstol de la independencia de Cuba.