El Laicado Dominico: Específicamente implicado en el enraizamiento cultural del Evangelio

Subtítulo: 
- Reflexiones desde la perspectiva de un fray predicador –
Imagen: 
Cuerpo: 

fr. David M. Kammler OP
Promotor General del Laicado Dominicano


Introducción

En el año 2011, como hermanas y hermanos de Santo Domingo, ya estamos avanzando en la segunda mitad de la "Novena de los años del Jubileo ", en nuestra peregrinación espiritual común de renovación que culminará en 2016, cuando celebraremos el 800 aniversario de la aprobación oficial de la Orden de Predicadores. Estoy muy contento de tener en cuenta, dentro de nuestra Familia Dominicana, año tras año la toma de conciencia y de respuesta activa a los lemas anuales propuestos (por ejemplo: 2007 = Contemplación / 2008 = Rosario / 2009: Santo Domingo Predicador de la Gracia / 2010 = Misión de la Predicación). Así, en los programas de formación permanente, provinciales y locales, estos temas se tratan cada vez más, como propuso hace cuatro años el anterior Maestro de la Orden, el fraile Carlos: «Me gustaría invitar a cada entidad de la Orden, así como a cada comunidad y cada individuo a comenzar el largo proceso de renovación a través de la reflexión, las decisiones y acciones adoptadas en relación con nuestro modo de vida de predicadores del Evangelio». Como ustedes saben, dentro de la lista ya publicada de los temas anuales hasta el año 2016, al año 2011 se le asigna al tema del Jubileo de la"Predicación y Cultura / Predicación de la Comunidad". "¿En qué manera, como miembros de nuestra Orden en sus diferentes ramas, predicamos como comunidad? ¿Cómo podemos predicar dentro de la diversidad de las culturas "-? Reflexionar y discutir estas preguntas estimulará y fortalecerá nuestra misión permanente de la predicación, esencial a nuestra vocación cristiana dominicana.

Inculturación en la historia de la salvación

Como título bíblico del tema del Jubileo 2011, se ha elegido el versículo bien conocido de los Hechos 2:11: "Todos les oímos hablar en nuestras idiomas las maravillas de Dios". El milagro de Pentecostés, día del evento que dio origen a la Iglesia, pone de relieve la diversidad de las "lenguas", en la que Dios se quiere a sí mismo encarnado. El Espíritu Santo está actuando como el verdadero "intérprete intercultural". Desde el principio, Dios escoge a los intérpretes en su creación, que revelan y traducen su incomprensible amor en la imagen humana. Las maravillas y la variedad de la creación (cf. Sal 19: "Los cielos proclaman la gloria de Dios ...) y dentro de ella, el ser humano como su imagen hablan desde el comienzo mismo de las maravillas de Dios. En la historia del Pueblo Santo de Dios, expresiones características como "Padre", "Pastor", "Rey", "Amante", "Novio" y muchas más fueron sacadas de sus respectivos contextos socio-culturales, como medios para inculturar la relación entre Dios y la humanidad. El lenguaje de la liturgia era originalmente el lugar de la inculturación, ¡como sigue siendo evidente en la conexión verbal entre "culto"  y la "cultura"! Por otra parte, todo término religioso es una interpretación, y por lo tanto no idéntica a la original, pero más o menos aproximada. Nuestro lenguaje de la fe es siempre simbólico. El italiano dice: "traduttore - traditore" ("traductor = traidor") subraya que el cruce de una cultura a otra nunca sucede sin alteraciones. Las celebraciones litúrgicas judías y cristianas, incluyendo a nuestros sacramentos, son un ejemplo que muestran cómo los símbolos tradicionales pueden suponer un nuevo, actual significado. Por otra parte, un escritor o poeta no suele inventar un nuevo alfabeto en la creación de un nuevo contenido, sino que en la descripción de una situación, pone palabras tradicionales en un nuevo contexto. El Espíritu Santo es garante de que brilla la inefable realidad divina a través, incluso de las palabras humanas limitadas, culturalmente de diferente color. En nuestras comprensibles dudas humanas en cuanto a cómo articular las palabras adecuadas en una situación específica, ya Jesús lo confirma: "No seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre hablará en ustedes." (Mateo 10:20). En el contexto de profunda meditación y estudio de los "signos de los tiempos", los antiguos profetas se atrevieron a formular: Así habla el Señor: "Yo ...." - con palabras de advertencia, acusando o reconfortando, en un discurso directo.

Al reflexionar acerca de la "inculturación" de la presencia de Dios en las condiciones humanas, para nosotros cristianos, la encarnación personal de la Palabra eterna de Dios en Jesucristo es el acontecimiento único e inigualable de la historia del mundo. Al predicar su mensaje del "Reino de los Cielos", no predica en abstracto con expresiones filosóficas. Sus parábolas son tomadas de situaciones cotidianas normales. Para dirigirse a Dios, nos invita a utilizar la misma expresión que un niño cariñoso cuando se dirige a su Padre como "Abba". El hecho de los cuatro evangelios canónicos nos muestra que ya los evangelistas hablan de diversas situaciones sociales y culturas diversas. En los Hechos de los Apóstoles, el famoso discurso de San. Pablo a los griegos en el Areópago de Atenas (Hch 17,22-33) podría ser considerado como el primer intento de inculturación. Alrededor del año 50 DC, en el Concilio de Jerusalén, la inclusión de los gentiles y la inculturación de la cultura gentil fueron confirmados. La filosofía griega hizo su aparición en los intentos de formulaciones teológicas cristianas. Para inculturar la fe en las personas que viven en el imperio romano, el latín se introdujo, incluso los títulos y las funciones del emperador romano fueron trasladados al Papa ya la estructura de la Iglesia. En obediencia a la instrucción de Jesús después de su resurrección a predicar la Buena Nueva a todas las naciones, la Biblia ha sido traducida diversamente (¡hay ediciones en la actualidad de toda la Biblia en 451 idiomas, del Nuevo Testamento en 1185, de la traducción parcial de 2454!). Cada traducción de las Escrituras es un ejemplo de inculturación. La influencia entre la predicación del Evangelio y la cultura es recíproca, como se puede ver, por ejemplo, en mi lengua madre alemana: a través de los místicos medievales dominicanos renanos - y más tarde con Martín Lutero, el vocabulario de la lengua común se ha enriquecido con nuevas expresiones. Después de los descubrimientos de nuevos territorios, la Iglesia tuvo que reflexionar y aprender a evaluar los elementos de la antigua cultura no cristiana. Inmensos, inspirados en la fuente bíblica de la creatividad, son los testimonios de la inculturación de la fe en la arquitectura, la pintura, la poesía, la música y otras artes, ¡sobre todo lo hecho por los laicos!

La inculturación del Evangelio en nuestros días también sigue el modelo supremo de la Encarnación de la Palabra de Dios. Generada por el Espíritu Santo, la Palabra de Dios se hace carne, libera y perfecciona los valores humanos específicos en estado latente en las raíces de cada cultura. Se trata de un diálogo permanente, con el poder del Evangelio en el corazón mismo de las culturas, y, además, el Evangelio se convierte en una palabra concreta en y por una cultura particular. Nuestra predicación como miembros de la Familia Dominicana, por lo tanto sigue la lógica de la encarnación, como la forma de "puesta a tierra" del Evangelio en un momento y lugar especial.

Después de mi "acelerado recorrido" a través de la historia bíblica-cristiana de la salvación, ahora es tiempo de preguntar: ¿Cuál podría ser la contribución específica de los laicos dominicanos involucrados en el arraigo cultural del Evangelio, para que la gente de 2011 pueda oírnos hablar en sus propias lenguas acerca de las maravillas de Dios?

Laicos Dominicos - participantes en el enraizamiento cultural del Evangelio

En primer lugar: No es mi oficio dar sabias instrucciones diciéndoles lo que les queda por hacer al recoger las migas pastoriles, después de que los frailes han tenido un banquete de cinco platos. En cambio, los miembros religiosos de nuestra Familia Dominicana deben mirarles y escucharles, para discernir qué tipo de "lenguas" el Espíritu Santo, sobre todo le has encomendado como ciudadanos seculares del real, uno, sacerdotal y profético Pueblo de Dios. El Papa Juan Pablo II en su encíclica "Redemptoris Missio" (1990), se dirigió a los aspectos prácticos de la inculturación diciendo que "la inculturación debe implicar a todo el pueblo de Dios, y no sólo unos pocos expertos, ya que la gente reflejan el auténtico sentido de la fe (sensus fidei) que nunca se debe perder de vista (núm. 52) ". Con admiración y profundo respeto por lo tanto, ¡prefiero mirar lo que ya está sucediendo! Estoy convencido de que hay mucho que aprender de sus experiencias, por ejemplo, como padres, abuelos(as), maestros y catequistas, como personas involucradas en la sociedad y la política, en las artes y profesiones, en las parroquias y en contacto con los no cristianos o ¡incluso los no creyentes!

Ustedes son los verdaderos intérpretes de la inculturación de la fe en las familias y el vecindario, en su círculo de amigos y conocidos, en su profesión y vida laboral. Cualidades esenciales que atribuimos a Dios, como amor, protección, solidaridad, perdón, liberación, compasión ..." seguirán siendo nada más que palabras eufónicas, si no se traducen en experiencias de la conducta humana. Esa será la inculturación más intensa, mucho más convincentes que las palabras habladas o escritas. Nosotros mismos nos convertimos en " palabras vivas de Dios", incluso en nuestro comportamiento imperfecto, "llevamos este tesoro en vasos de barro (2Cor 4,7 a)" y por lo tanto siempre dependemos del perdón y de la gracia de Dios. Cuando la situación lo permite, también podemos atrevernos verbalmente a "dar una explicación a todo el que nos pida razón de nuestra esperanza (1 Pedro 3, 15 ter)". Ciertamente, esta capacidad de dar testimonio adecuado de la fe necesita de la formación y debe ser ejercitada. El reciente Capítulo General de los frailes, que se celebró en septiembre de 2010 en Roma, pidió que a todos los integrantes de la Familia Dominicana, incluidos los laicos, se ofrezcan formación sobre la predicación, promoviendo la creación de escuelas o centros regionales de la predicación en la Orden (GC Hechos / Roma, No.149 170). En retrospectiva, nos sorprendemos al darnos cuenta de cómo hemos respondido de manera apropiada en una situación imprevista. Durante más de un año, el Consejo Europeo de Fraternidades Laicales ha estado recogiendo historias cortas de predicación de laicos dominicos en un sitio web (www.laicatuspraedicans.net). Al compartir sus experiencias sobre la predicación en su ambiente de trabajo, familia, parroquia, comunidad local, fomentan y ampliar la visión de su predicación como hermanas y hermanos laicos. Si cada vez más los laicos europeos están motivados para hacer una contribución (- otras regiones pueden instalar un sitio web similar -), sus ejemplos sentarán un precedente. Es de esperar que estos testimonios de inculturación estimularán a nuestra Familia Dominicana como comunidad predicadora. La viña del Señor, en la que estamos llamados, realmente necesita con urgencia de trabajadores capaces de cooperar con los demás. Hay, mientras tanto, cada vez más "post-cristianos" en nuestras sociedades (por ejemplo: en mi país de origen Alemania ¡sólo uno de cada siete niños está bautizado!).

Ustedes son los intérpretes adecuados para la inculturación de los valores del Evangelio en la sociedad, la economía y la política. Los laicos son los primeros en ser llamados a la transformación de la sociedad, en colaboración con los obispos, el clero y los religiosos, infundiendo el Evangelio en la mentalidad, costumbres, leyes y estructuras del mundo secular en el que viven. A través de los siglos, muchos dominicos mujeres y hombres laicos han participado en la traducción del mensaje liberador de la Paz y la Justicia en las estructuras de sus sociedades. Existen no sólo los bien conocidos laicos como el fallecido alcalde de Florencia / Italia, Giorgio La Pira (+1977). Muchos otros anónimos, voluntarios participan en proyectos sociales, han descubierto que los púlpitos seculares son sus campos más genuinos de predicación. Una organización internacional, como nuestra Orden, está llamada a actuar localmente y pensar (y esperemos que también a actuar) globalmente. Los miembros de la Familia Dominicana en Irak, Pakistán, Haití, y los lugares en otros continentes deben saber que en la oración y, si es posible, en el apoyo activo, ¡jamás son olvidados! Como miembros de un cuerpo, nuestra solidaridad se requiere, como la carta a los Gálatas nos exhorta: "Haz el bien a todos, pero especialmente a aquellos que pertenecen a la familia de la fe. (Gal 6,10 b) ". No tiene por qué ser necesariamente un trabajo a tiempo completo. Sé que algunos de mis hermanas y hermanos laicos, cuyo apostolado es la escritura, escriben de vez en cuando, cartas a los editores de periódicos, "el más corto es el mejor" - también un carisma especial, encargado no sólo a los sabios e inteligentes. Por cierto: que como laicos dominicos nos pueden ayudar a los frailes a predicar ¡no más allá de las verdaderas cuestiones esenciales de las personas laicas! Como estamos sentados en el mismo barco, necesitamos de su colaboración en la formación para que en nuestros sermones litúrgicos estemos con los dos pies en el suelo y no escaparnos en a vuelos especulativos teológicos.

Ustedes son los intérpretes competentes, como lo fue Jesús con sus parábolas, en la búsqueda, en nuestro mundo cotidiano, de ocultas parábolas modernas, incluso en configuraciones seculares, que revelan las cualidades del "Reino de los Cielos". La vida cotidiana de su sociedad y la cultura fue tomada por Jesús como un patrón de lo que ocurre en la dimensión de la religión, como los alimentos y bebidas (levadura / vino), la naturaleza (semilla de mostaza / sembrador / árbol estéril fig / vid y ramas), animales (ovejas perdidas / red del pescador, aves de los cielos), profesiones (sembrador / pastor / juez injusto / siervo despiadado / constructor sin preparación), economía (moneda perdida / de la perla de gran precio / diez talentos / los dos deudores / tesoro escondido) o de la comunidad social (el amigo a la medianoche / hijos en el mercado / invitaciones a fiestas / cenas / ceremonias de boda). No es descabellado afirmar que en sus parábolas, Jesús en nuestros días querría implicar a nuestro mundo, como se nos presenta hoy en día - incluyendo su evolución tecnológica. La generación más joven, que vive en un mundo diferente a la generación de los padres, tiene su específica "cultura": un mundo de comunicación digital interactiva, de Internet, teléfonos celulares, i-Pad, facebook, twitter etc. ¿Cómo encontrar el acceso al "lenguaje" de los adultos jóvenes que viven - en términos bíblicos tradicionales - "como ovejas sin pastor" (Mk.6: 34c)? Yo mismo, que he crecido en lo que todavía era una zona de pre-televisión, admiro mucho las oportunidades dadas por los milagros de la técnica moderna. ¿Por qué también deberían ser excluidos de proclamar la gloria de Dios (cf. Sal 19.)? Por ejemplo: a veces me gusta usar una técnica en la parábola que describe la relación entre Jesucristo y su iglesia, diciendo que cada uno de nosotros es un "pixel": un punto pequeño, pero importante, como parte de una pantalla completa, compuesta para formar un imagen que revela el rostro de Jesucristo en nuestro mundo. Cada uno de nosotros tiene su color y posición dentro de todo el "mosaico". Diversos en función, pero de igual valor - que también caracteriza a la estructura de nuestra Familia Dominicana entre sus diferentes ramas y entidades. Así, las parábolas bíblicas clásicas de los que viven en la Iglesia descrita como un "edificio de piedras diferentes" - con Cristo como "piedra angular" (cf. Ef 2:20 b). O la comparación de la bien conocida "los diferentes miembros de un cuerpo" - con Cristo como "cabeza" (Colosenses 1:18) puede encontrar una correlación contemporánea actualizada

Ustedes son intérpretes cualificados de la inculturación de la dimensión religiosa a través de las artes en todas sus múltiples manifestaciones - visual, audible y perceptible para nuestros sentidos. La creatividad humana, confiada a nosotros por Dios Creador, da a luz a artísticos “lenguajes”, que van mucho más allá de la percepción racional y nos acerca a las fuentes más profundas de la vida. El cultivo de las artes permite la comunicación de corazón a corazón, superando barreras geográficas y sociales. Durante mis visitas, tengo el privilegio de entrar en contacto con muchos laicos miembros de la familia dominicana que predican por medio del arte. Ellos no esperan obtener un lugar en el hall de la fama, al igual que nuestros hermanos Fra Angelico, Maestro Francke, o la escritora noruega y premio Nobel Sigrid Undset (+1949). La mayor parte de los laicos hermanas dominicas y hermanos que son artísticamente dotados son conocidos y apreciados sólo por un círculo reducido de amigos y admiradores. Sin embargo, son importantes predicadores del misterio divino. Incluso si no producen activamente las artes, están predicando en favor de la apertura de la gente a la dimensión de la fe en las obras de arte. Sé, por ejemplo, en Europa y América Latina, que los miembros de las fraternidades laicales en los lugares con iglesias famosas y mueos, se dedican con visitas guiadas a atraer a muchos turistas. Al explicar el significado de las diferentes obras de arte, dan una verdadera catequesis, especialmente a los niños(as) y para aquellos que nunca asistirán regularmente a una ceremonia litúrgica. Dominicos laicos participan, sin menor importancia, en las artes contemporáneas. Utilizando el cine, invitan a la gente a la noche, donde se presentan películas artísticas, las que presentan motivadores testimonios humanos, y posteriormente, se comprometen en un intercambio verbal con el público. Los testimonios de la predicación dominicana por medio de las artes son versátiles. En mi visita a Vietnam, me gustó el regalo de un libro de texto completo con canciones modernas, escritas y compuestas por laicos dominicos. Un trabajo similar han realizado los laicos, hermanas y hermanos, en otros países. Por último, como ustedes saben, en nuestra Orden, en el sitio web oficial OP (www.op.org), bajo el enlace Jubileo Dominicano, se presenta una galería de arte y en la sección de poesía se muestran los resultados de la realización artística de los respectivos temas del Jubileo realizados por miembros de la Familia Dominicana, incluidos los de los laicos dominicos.

Ustedes son intérpretes auténticos, especialmente cuando predican a Jesucristo crucificado y resucitado. En la sección de la Pasión del Evangelio, los laicos, como las mujeres que lloraban, fueron los últimos en permanecer al pie de la cruz - las mujeres también las primeras en proclamar su resurrección (- ¡"Mujeres Dominicas y la Predicación" será el tema del próximo año!). La cercanía compasiva de Dios, incluso en la debilidad y el sufrimiento, puede ser predicada de modo mucho más convincente por los que están débiles y sufren, manteniendo su fe y esperanza en alto. Cuando, durante mis reuniones con Fraternidades pregunto por el número de miembros del grupo, a menudo tengo la respuesta: "¡Oh, en realidad somos ... (= sigue el número de miembros registrados) .., pero desafortunadamente algunos somos viejos,  estamos enfermos y no podemos asistir. Mi respuesta constante es:. "No se preocupen, incluso los ausentes en la actualidad siguen siendo miembros de la predicación en plena actividad en su grupo! " . Personas que no gozan de buena salud, , atrapadas en sus apartamentos o incluso en sus camas, predican la compasión de Jesús Cristo crucificado. La predicación del laicado dominico no debe concentrarse sólo en la movilidad externa - ¡de lo contrario las hermanas contemplativas no pertenecerían a la Orden de Predicadores! Siguiendo a Jesús en su Pasión incluso en nuestra personal y comunitaria "estaciones de la cruz" podemos ser auténticos predicadores de la presencia compasiva del amor de Dios en un mundo de violencia, sufrimiento y destrucción mortal.

Laicos Dominicos - incluidos en la predicación común del Evangelio

Hay un dicho, atribuido al fallecido obispo brasileño Dom Helder Camara: "Si uno sueña solo, es sólo un sueño, cuando muchos sueñan juntos, es el comienzo de una nueva realidad". El sueño de Santo Domingo fue "una puesta a tierra" la visión del Evangelio en las comunidades de su tiempo. Confió también a ustedes la visión apostólica como cristianos laicos. Proclamar la gracia de Dios a través de "alabar, bendecir, predicar" es nuestra vocación común. Las Actas del Capítulo General de los frailes, Rome/2010, destacan: "El laicado dominicano como miembros de la Orden Dominicana forman una sola familia con las monjas, frailes y hermanas y comparten la misión apostólica de la Orden y de la Iglesia (Hechos GC / Roma, N º 148). " Durante este año, serán recogidos ejemplos existentes de formas de predicación en común. En todo el mundo las comunidades dominicanas de frailes, monjas, hermanas y laicos ya anuncian la Buena Noticia más en forma común, o dentro de un contexto intercultural, ecuménico e interreligioso. La publicación de estas historias se hará a través de IDI (Informaciones Dominicanas Internacionales) en el sitio web de la Orden. A través de este intercambio, puede aumentar la voluntad de poner en marcha más proyectos conjuntos dentro de nuestra Familia Dominicana. Estamos unidos bajo el mismo techo, con el apoyo de nuestros clásicos cuatro pilares: Oración, Estudio, Comunidad y Misión. El último pilar la Misión, naturalmente, no es uno, junto a otros tres de igual valor, pero es el pilar decisivo, clave. La oración, el estudio y la comunidad se dirigen a la misión de predicar como la característica esencial de nuestra identidad dominicana en la comunidad de la Iglesia.

A finales del año pasado, al visitar la Familia Dominicana del sur de África, aprendí a describir estos elementos constitucionales de nuestra Orden en un típico símbolo de África inculturada: es el "brasero", como un centro de acopio esencial. Alrededor de un brasero de cocina la comunidad se reúne no sólo para ser alimentada, sino también para la comunicación, compartir sus experiencias y discutir, con la celebración y la planificación. El brasero, sobre la llama ardiente, con el apoyo de tres piedras (en una forma moderna de tres patas ya prefijadas). Nuestra misión, la predicación Dominicana es como el "brasero", con el apoyo de las "tres piedras / patas": Oración,  Estudio y Comunidad. El contenido nutritivo de la olla es la que da vida: la Palabra de Dios. Las especias y los ingredientes adicionales pueden ser culturalmente diferentes. Como discípulos de Jesús estamos llamados a estar no sólo satisfechos de nosotros mismos, sino cumplir la misión de Jesús, con las personas que padecen hambre y sed en nuestro tiempo: "Dadles vosotros de comer! (Mateo 14,16 b) ". ¡En la distribución de los alimentos nutritivos de la vida, bendecidos por Jesús, como laicos dominicos, ustedes tienen una tarea especial dentro de nuestro "equipo de servicio" de inculturación dominicana de distribución física y espiritual!