El Maestro de la Orden visitó la Provincia de Centroamérica

Imagen: 
Cuerpo: 

El Maestro de la Orden, Fr. Bruno Cadoré OP, junto a su Socio para América Latina y el Caribe, Fr. Javier Pose OP, visitaron del 4 al 12 de noviembre comunidades de los países que conforman la Provincia de San Vicente Ferrer (Centroamérica): Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras.

Compartimos las crónicas elaboradas por los frailes de cada uno de los países visitados por Fr. Bruno y Fr. Javier.

Panamá

Durante todo el tiempo que los dominicos hemos estado en Panamá desde que retornamos en 1959, han pasado varios Maestros de la Orden, entre ellos: De Couesnongle, Damián, Timothy, Carlos y ahora Bruno. Cada uno de ellos con una característica propia que lo identifica y le da ese sello dominicano.

El domingo 4 de noviembre, a las 6:30 hs, llegaron los hermanos fray Bruno Cadoré y fray Javier Pose. Fue un encuentro agradable ya en el aeropuerto, aunque sabíamos que sería una jornada muy agotadora por el corto tiempo que estarían en suelo panameño.

Con rapidez llegamos a la casa y después de un descanso se inició la reunión con los frailes (fray Miguel Ángel y fray Oscar Ovidio, pues fray Manolo está fuera del país). El compartir fue muy agradable, libre, en un ambiente de apertura como (cito a fray Miguel) “si nos conociéramos hace ya tiempo…” Tanto el Maestro como Javier, aportaron para que todos nos sintiéramos fraternos. Al finalizar la reunión de los frailes cada uno habló individualmente con fray Bruno y a las 18 hs llegó fray Wilmo quien también compartió y dialogó con el Maestro.

A las 19:40 hs, salimos hacia un mirador en el Canal de Panamá y ahí les hablamos sobre la historia del canal, su construcción y su manejo. Nos fuimos a cenar y luego a la casa. Al día siguiente, a las 7:50 hs, llegamos al aeropuerto y minutos más tarde salieron para San José, Costa Rica.

De una u otra forma, la alegría de encontrarse con fray Bruno y fray Javier nos hace experimentar la unidad y pertenencia a esa Orden de Predicadores que un día fray Domingo de Guzmán no sólo visualizó, sino que hizo realidad y de la que todos formamos parte. En el Maestro nos sentimos una sola comunidad de hermanos al servicio de la Palabra y la Verdad.

Costa Rica

El Maestro de la Orden, Fray Bruno Cadoré, y su socio para América Latina, fray Javier Pose, en el contexto de la visita canónica a nuestra provincia, visitaron Costa Rica los días 5 al 7 de noviembre.

En Costa Rica, fray Bruno se hospedó en la Casa de Nuestra Señora de los Ángeles, donde fue recibido por fray Alexis Páez, Prior Provincial. Al llegar, fray Alexis le mostró las instalaciones del Colegio Los Ángeles. Posteriormente, alrededor de las 10:30 hs, se reunió el Consejo de provincia con el Maestro. Estuvieron presentes fray Alexis, fray Carlos Díez, fray Estuardo López, fray Gustavo Villalobos y fray Mario Torres. En este encuentro, fray Javier explicó algunos elementos de la dinámica de la visita canónica y se dialogó ampliamente sobre la situación de la provincia, desde sus luces y sus desafíos. Al concluir, se compartió el almuerzo fraterno.

Alrededor de las 15:30 hs dio inicio el encuentro con los frailes de la zona en la Casa de La Dolorosa. En un primer momento, se compartió un diálogo comunitario sobre las preocupaciones de los hermanos del caminar provincial y, posteriormente, sobre los retos de la presencia dominicana en Costa Rica. Fray Bruno iluminó las reflexiones de los hermanos con algunas luces donde emanaban nuevos desafíos. Al finalizar el diálogo comunitario, fray Bruno se entrevistó personalmente con los frailes de la Casa de La Dolorosa.

A las 18:30 hs comenzó la celebración eucarística en la Parroquia La Dolorosa. La celebración fue presidida y predicada por fray Bruno. Esta misa congregó a la Familia Dominicana de la zona: los frailes, los prenovicios (quienes se encargaron de la animación musical), las Hermanas Dominicas de la Anunciata, las Hermanas Dominicas de Santa Catalina de Siena, y un buen número de personas afines a los apostolados dominicanos en Costa Rica. Además, en la eucaristía se concluía el Triduo en honor a San Martín de Porres realizado en la Parroquia La Dolorosa. Dentro de la celebración, fray Bruno bendijo el tradicional pan de San Martín que se repartió a toda la asamblea.

Al finalizar la celebración eucarística y después de que fray Bruno se acercara a saludar a los presentes, la Familia Dominicana compartió una cena fraterna en la biblioteca de la Casa de La Dolorosa.

El martes 6 de noviembre, el Maestro continuó las entrevistas personales con los frailes de la Casa de Nuestra Señora de los Ángeles. Posteriormente, se trasladó al Convento Santo Tomás de Aquino para entrevistar a los frailes de la comunidad y compartir un encuentro con los prenovicios. En este encuentro se aprovechó para compartir el video del Prenoviciado 2012 y estrenar una canción compuesta por los prenovicios en este año de preparación jubilar sobre las dominicas y la predicación. El almuerzo fue compartido con la comunidad y los prenovicios.

Por la tarde, el Maestro continuó la dinámica de entrevistas personales. Al final de la tarde fray Bruno visitó la Casa de Fray Bartolomé de Las Casas en Heredia, pues por la situación postoperatoria de fray Jorge Arturo, los frailes no pudieron hacerse presentes en la reunión de la zona.

Su peregrinación provincial continuó el miércoles 7 de noviembre, día en que el Maestro de la Orden se trasladó a Nicaragua.

Nicaragua

Siendo las 12:00 hs arribó el vuelo en el que llegaron el Maestro de la Orden, Fr Bruno Cadoré y su Socio, Fr Javier Pose a “Tierras de Lagos y Volcanes”, quienes fueron recibidos por Fr. Gregorio Barreales.

Al momento de la llegada saludos y abrazos, y momentos después se compartió el almuerzo y se partió una torta por el cumpleaños de Fr Martín dando lugar a una sobremesa distendida.

Se preguntó sobre la agenda y se les informó que ese día, 7 de noviembre. tenían cita con el Obispo de Granada para un dialogo sobre uno de nuestros proyectos de misión.

Se programó que a la vuelta de Granada se tuvieran las entrevistas personales, tratando de avanzar con un tiempo moderado, pero importante. Lo hicimos cuatro frailes ese día. Y pidieron, además, una reunión con todos al día siguiente antes del encuentro con Familia dominicana.

El día 8 de noviembre, terminando la reunión con los frailes, nos dispusimos a salir hacia el Monasterio de las Monjas Dominicas, donde sería la Eucaristía y el almuerzo con la Familia Dominicana. Se contó con la presencia de las Dominicas de la Presentación de Managua, las Dominicas de Misioneras del Rosario de Managua, Dominicas de la Anunciata del Asilo López Carazo de Rivas, la Fraternidad Fr Antonio de Valdivieso de Managua, representación de la Fraternidad de Santo Domingo de Guzmán de Chinandega y la Fraternidad de Rivas. Nos acompañaron, asimismo, algunos de los candidatos para el Prenoviciado y del grupo de vocacionales.

En la Eucaristía se tomaron las lecturas de la Fiesta de los Difuntos Dominicanos, y Fr. Bruno, se refirió a los méritos de las personas que se atreven a conocer a Dios, y el modo en que esa cercanía les lleva a romper ataduras personales y a demostrarla en sus acciones.“Ya basta de muchos discursos, de mucha palabrería vacía. Hay que actuar para dar testimonio y hacer visible y palpable el Evangelio. Este que nos convoca y que nos impulsa a los demás”, dijo.

Luego pasamos a degustar un almuerzo, para dar paso, a sugerencia del Maestro, de un espacio para plantear dos preguntas a cada una de las representaciones. La  primera pregunta que se le planteó fue ¿a qué se debía su visita?. El Maestro respondió: “es parte de mi responsabilidad ir a cada lugar donde está  la presencia de los hermanos y hermanas de la Orden. Y por sobre todo, saber cómo están y cómo se sienten”.

La segunda pregunta planteada fue ¿cuál sería el mensaje para la familia dominicana en Nicaragua? Fr, Bruno contestó que “con el poco tiempo que he estado no me atrevería a decir un gran mensaje sobre alguna situación específica. Sí, recordaría que por las distancias y lugares de misión es importante hacer posible la colaboración mutua. En este mundo tan dividido  nosotros somos  hermanos y hermanas dentro de una gran familia. No somos aislados. Todos nos necesitamos. Y debemos pedirle ayuda a Él (señalando hacia el cielo)”.

Terminaron las intervenciones y el Maestro y su Socio ingresaron en la Clausura del Monasterio para sostener con las hermanas Monjas un diálogo fraterno y en privado.

Hacia las 15:30 hs se dirigieron hacia el Aeropuerto Augusto C. Sandino, para abordar el avión rumbo a nuestro hermano país de El Salvador

El Salvador

Justo a las 18:20 hs, aterrizó el avión donde venían fray Bruno y fray Javier, procedentes de Nicaragua. El día 8 de noviembre, llegaron a nuestro convento de Santo Domingo de San Salvador donde los frailes en pleno de la comunidad los recibimos con una cena y  completas.

Al día siguiente, los hermanos de Santa Ana y San Salvador nos dimos cita en la eucaristía. A las 6:45 hs cantamos laudes y celebramos la misa animada por fray Ángel Arnáiz. Inmediatamente después del desayuno comenzó la maratónica jornada del Maestro con las entrevistas personales. En la mañana los frailes mayores y, por la tarde, con los estudiantes. Cada uno de los respectivos grupos compartió también un encuentro comunitario con el Maestro y el Socio. Luego del almuerzo, Fr. Bruno y Fr. Javier fueron conducidos por Fr. Carlos Cáceres a la Catedral Metropolitana. Allí peregrinaron ante la tumba de Monseñor Romero. Por la tarde hubo trabajo con los estudiantes, cena fraterna y oración comunitaria.

El sábado 10, luego de laudes y del desayuno, nos preparamos para la Eucaristía donde fray José Ricardo Villalta (costarricense), fray Fernando Vallejos (panameño) y fray Carlos Aldana (guatemalteco) por imposición de manos del Maestro harían su profesión solemne. Los frailes profesos fueron acompañados por sus familias y hermanos de la zona. La Eucaristía, bellamente preparada y bajo día claro, hacía resonar la acción de gracias de la Asamblea junto con el sí eterno de los hermanos.

Luego de la misa, hubo un compartir fraterno y un almuerzo amenizado por la Marimba Municipal. El Maestro y su Socio, compartieron con los invitados y tuvieron hermosos gestos de deferencia con las familias y familia dominicana de la zona. Sin embargo, se despidieron a mitad del agasajo puesto que debían continuar la jornada dirigiéndose hacia San Pedro Sula.

Honduras

El sábado 10 de noviembre, a las 15:45 hs, arribaron en el aeropuerto de esta ciudad sampedrana Fr. Bruno y Fr. Javier, procedentes de El Salvador.

Después de un fraterno y entusiasta recibimiento de la comunidad y  tras haber conocido las instalaciones de la “Casa Fray Pedro de Córdoba”, procedimos a un diálogo en donde el Maestro de la Orden abrió este espacio coloquial dando algunas pautas acerca de nuestra vida, misión y retos en la Orden, para luego lanzarnos algunas reflexiones desde la realidad comunitaria y provincial. Asimismo compartimos nuestra perspectiva de trabajo pastoral y vida comunitaria como también la realidad social que vivimos en esta nación hondureña.

Seguidamente nos trasladamos a la colonia Armenta,  la residencia de Enrique y Claudia Jovel (laicos dominicos), donde nos reunimos con la Familia Dominicana: las Hermanas Dominicas de la Paz, Dominicas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, Dominicas del Cenáculo Dominicano, Fraternidad Laical María Magdalena, Movimiento Juvenil Dominicano, bienhechores, fray Óscar y fray Santos. Después de un breve saludo realizamos amenos cantos, una oración inicial, la lectura del evangelio del día y luego la hna. Juanita William, nos compartió una iluminadora reflexión haciendo referencia al apostolado y sentido de vida comunitaria. Posteriormente se procedió a la presentación de los participantes, para luego entablar un diálogo fraterno con todos los presentes; en donde fray Bruno y fray Javier compartieron algunas experiencias, el motivo de la visita y la exhortación a seguir trabajando como una sola familia ante los nuevos retos y desafíos para la evangelización dominicana. En el mismo lugar degustamos una amena cena, donde se dio otro agradable espacio para continuar platicando.

Al finalizar este encuentro nos dirigimos a nuestra comunidad. Eran ya las 21:30 hs cuando retomamos nuevamente el coloquio. Al día siguiente, a las 7:15 hs celebramos la santa misa, presidida por Fray Cristóbal, en donde hicimos eco de la Palabra proclamada; a esta celebración nos acompañó José Jorge De Rojas, un joven vocacional que se ha acompañando durante este tiempo, de cara a su posible ingreso a la Orden. Una vez finalizada la celebración eucarística tomamos el desayuno, para luego iniciar con las conversaciones, en donde Fray Bruno se entrevistó personalmente con cada fraile. Posteriormente acompañamos al Maestro de la Orden y al Socio al aeropuerto donde tomarían un vuelo hacia Guatemala, para continuar con esta importante visita a nuestra entidad.

Guatemala

Gracias a la gentileza del P. Prior del convento de Santo Domingo, quien puso vehículo y chofer, y a la fortaleza de los viajantes, que siguieron viaje directo desde el aeropuerto, recibimos en Cobán al Maestro y su Socio, a las 21:30 hs. Se había decidido que, por falta de tiempo, los hermanos de Cahabón se hicieran presentes en Cobán.

Comenzamos el día lunes con la oración de la mañana y después del desayuno tuvieron lugar las entrevistas personales que interrumpimos en cuanto llegó Ricardo. La reunión con todos los frailes duró hasta el almuerzo. El Maestro de la Orden escuchó a los frailes alrededor de tres temas que propuso: temas que se plantean, dificultades y desafíos para la Orden en la zona. Se habló de historia de la Orden, de cambios actuales en estos pueblos indígenas, de acompañamiento, de exclusión.

Al terminar las entrevistas personales solo tuvimos tiempo para visitar la catedral y antiguo convento de los dominicos donde todavía se ven las piedras y el espíritu de nuestros mayores. En la noche celebramos la Eucaristía con Hermanas dominicas de la zona y laicos de la fraternidad S. Vicente Ferrer. Terminamos con una fraternal cena .

Gracias, hermanos Bruno y Javier, por su presencia entre nosotros. Para todos y cada uno fue una jornada de sentirnos valorados, escuchados, animados y unidos a hermanos y hermanas de todo el mundo.

Crónicas e imágenes tomadas de http://www.dominicosca.org/