El milagroso “pozo de los favores” de santa Rosa de Lima

Imagen: 
El milagroso “pozo de los favores” de santa Rosa de Lima
Cuerpo: 

Tú también puedes depositar ahí tu petición (aunque vivas lejos de Perú)

Cada 30 de agosto fieles de todo el mundo envían sus cartas a Santa Rosa de Lima.

Son miles los fieles que se reúnen en el Santuario de Santa Rosa de Lima cada 30 de agosto para celebrar el día de la patrona del Perú, de América y las Filipinas.

Niños y grandes se acercan con devoción para depositar sus cartas dirigidas a santa Rosa en el histórico “pozo de los favores”, ubicado en el interior del que era su hogar y hoy es el santuario de la primera cuadra de la avenida Tacna.

En la placa ubicada frente al pozo se leen las siguientes palabras: “Rosa arrojó en el pozo la llave del candado de una cadena que se puso en la cintura a modo de silicio, para hacer perpetua penitencia por los pecadores”.

Historia de la devoción

De la vida de Santa Rosa siempre se ha destacado su determinación por hacer penitencia acercándose a los dolores de Jesús en la cruz. Es a través de este acto de amor que su sacrificio hecho en vida hace tantos siglos atrás, aún hoy sigue dando abundante gracia para el pueblo limeño y el mundo entero que la invoca.

Se cuenta que un día la santa arrojó al pozo la llave del candado de una cadena que usaba como silicio en la cintura en penitencia por los pecadores y cuando sus allegados le pidieron que se quitara el cinturón, Rosa confesó la imposibilidad de hacerlo.

Ante este hecho la santa se dirigió al pozo de los favores y tras sus súplicas, fue allí donde Dios abrió su cadena milagrosamente.

Cuando falleció, los milagros y las gracias por su intercesión crecieron cada vez más y debido a este acontecimiento de su vida, los fieles comenzaron a dejar sus peticiones en el pozo con la confianza de que santa Rosa recibiría la correspondencia y por su intercesión, Dios les concedería sus favores.

Con el transcurso de los siglos, millones de personas han dado fe de las gracias recibidas allí por su intercesión, tanto espirituales como materiales.

La fe se comparte a través de la red

Pero no todos los devotos de la santa tienen la posibilidad de estar en Lima para acercarse a su casa. Por eso, para aquellos que no pueden hacerlo personalmente, desde hace algunos años el arzobispado de Lima ha creado un buzón
virtual donde los fieles de todo el mundo pueden acercar sus pedidos y agradecimientos.

Las personas que administran la cuenta de correo de santa Rosa con mucho respeto mantienen en anonimato los mensajes y tras ver el asunto, aquellos que reciben dirigidos a santa Rosa los imprimen y los llevan al pozo.

Tras 400 años de intercesión de santa Rosa, el pozo se ha convertido hoy en una fuente de innumerables gracias para todos, recordándonos que, como ella decía, “aparte de la cruz, no hay otra escalera por la que podamos llegar al cielo”.

Cecilia Zinicola

 

(01 de septiembre de 2017)