El Monasterio de Santa Catalina de Siena de Córdoba celebra sus 400 años

Imagen: 
Cuerpo: 

Las monjas del Monasterio de Santa Catalina de Siena, Córdoba, Argentina, sienten un gran gozo y una inmensa gratitud a Dios por haberles concedido 400 años. Han sido 400 años de testimonio por medio de la vida monástica. Este monasterio es el primer monasterio contemplativo de Argentina y fue fundado el 2 de julio de 1613.

Desde el 31 de mayo de 2012, fiesta de la Visitación de la Virgen María, hasta el 2 de julio de 2013, las monjas celebrarán el 400 aniversario de la fundación de su monasterio. Según la priora del monasterio, H. Sandra Mónica López, OP, la celebración del jubileo comenzará con la Santa Misa el 31 de mayo en la iglesia del monasterio. La celebración, que durará un año, incluirá varios eventos religiosos y culturales con temas referentes a la conmemoración, la vida contemplativa, y los valores éticos y culturales. Después de cada evento, las monjas ofrecerán interpretaciones corales para los huéspedes. Todo esto tendrá lugar en la iglesia del monasterio el primer viernes de cada mes.

La H. Sandra López, OP recuerda la historia del humilde comienzo del monasterio en el centro de la ciudad cuando Córdoba era apenas una aldea. Gracias a Dios y a la Virgen María, las monjas han permanecido en el corazón de la gran ciudad durante 400 años a pesar de todas las vicisitudes del pasado.

Las monjas tienen el gozo de informar a toda la Orden, a toda la Iglesia y al mundo entero que han recibido de la Penitenciaría Apostólica la gracia de obtener la indulgencia plenaria en su iglesia. Esta indulgencia plenaria se concede a todos los que visitan su iglesia durante todas las solemnidades y fiestas de la Orden a lo largo del año jubilar.

Las monjas ponen toda la celebración en las manos del Señor y de su Madre pidiendo su gracia. Con gran optimismo sienten que será una celebración fructuosa y que los frutos de la celebración serán un don para la Iglesia en Argentina, en toda la Orden, para la Iglesia y el mundo entero.

Mientras continúan su apostolado de oración, las monjas piden nuestras oraciones y apoyo especialmente durante este año jubilar.