El Vicariato Provincial Antón Montesino celebró su asamblea anual en Montevideo

Subtítulo: 
Se anunció la visita del Maestro de la Orden a Argentina, Uruguay y Paraguay
Imagen: 
El Vicariato Provincial Antón Montesino celebró su Asamblea Anual en Montevideo
Cuerpo: 

El Maestro de la Orden visitará Argentina, Paraguay y Uruguay entre el 7 y el 11 de agosto.

La noticia se conoció en la asamblea anual del Vicariato Provincial Antón Montesinos de la Provincia de Hispania, realizada entre el 22 y el 26 de enero, en Montevideo.

En la misma, en representación del Prior Provincial Fray Jesús Díaz Sariego (quien se encontraba en Perú por la visita del Papa a la Amazonia), estuvo su socio, Fray José Luis Ruiz.

La reflexión de la Asamblea tomó como puntos de partida la carta del Maestro tras el Congreso para la Misión y la del Prior Provincial con motivo de la finalización de su visita canónica al Vicariato.

En la tarde del viernes 26 tuvo lugar un encuentro de los frailes con laicos dominicos y jóvenes de parroquias de Santísima Trinidad y María del Rosario, de las fraternidades laicales y de la escuela del silencio de Moratiel.

El encuentro comenzó con la celebración de la Eucaristía en cuya homilía  Fray Ruiz expresó su alegría por ver jóvenes, no tantos en edad sino en espíritu, por los rostros y curiosidad de los presentes, y aseguró que tras la celebración de los 800 años de la Orden se ha experimentado un aumento de laicos que se acercan a las fraternidades y se comprometen en ellas.

La Misa tuvo como intención especial el descanso eterno de la Hna. Catalina, de las Dominicas de la Anunciata del Colegio Clara Jackson de Heber (Montevideo).

Tras la Eucaristía se realizó una presentación de los distintos grupos y comunidades, en la que se agradeció a los frailes por su apertura y apoyo a los grupos de adictos y sus familiares, por el acompañamiento a los laicos y un recuerdo especial a los hermanos que partieron.También se presentó al P. Germán Pravia, sacerdote que comenzará este año el noviciado para integrarse a la Orden.

COMPARTIR EL PROYECTO

Fray Ruiz dijo  a CIDALC al Día que se lleva una “impresión muy buena ya que no conocía a los frailes jóvenes que hay y que son del lugar, lo que es muy importante, y que muestran una responsabilidad y actividad intelectual muy interesante; despiertos, abiertos y dispuestos a colaborar y trabajar y entregarse. Y sobre todo, que quieren a los dominicos y a la Orden”.

El socio del Prior Provincial no quiso pronunciarse sobre los desafíos que tiene la Orden en este vicariato provincial porque proviene de Europa pero enfatizó que “ellos (por los frailes residentes) sí saben lo que tienen que hacer, cómo está cada lugar, el trabajo, y veo que intentan encontrarse más, estar más juntos para tener más fuerza para poder responder a los desafíos que encuentran”.

Sobre la Asamblea Fray Ruiz subrayó que “hay un espíritu de compartir, lo que es un testimonio de que los tiempos han cambiado. Antiguamente, en las órdenes religiosas lo que decía el superior era realizado por el fraile con obediencia ciega. Hoy me parece muy positivo que solamente se puede pedir responsabilidad cuando antes se ha compartido el proyecto. Esto significa proyectar juntos para edificar juntos. No hace falta que un superior diga ‘haz esto’ y en ese proyecto todos se responsabilizan. Me parece que esta actitud y planteamiento es muy positivo porque ayuda a crecer, también, humanamente”

“He visto menos frailes, porque yo conocía a todos los frailes que vinieron de España para aquí y hubo fallecimientos, el número de frailes venidos de España es menor, pero el número de frailes jóvenes del lugar, comparando con lo que son las vocaciones en Europa, me parece excepcional, y eso mismo te dice ‘oye, aquí merece la pena”’, agregó. “Y hay una cosa que es interesante: si hay este despertar de vocaciones tengo que decir que eso es debido a que estos jóvenes ven que por ahí merece la pena. Luego, los frailes que estaban aquí han dejado un camino hecho y un testimonio que ha despertado esas vocaciones. Eso me parece muy importante también”, reflexionó.

Sobre la clave vocacional, Fray Ruiz dijo que lo principal es el testimonio: “a veces pienso: ‘vamos a rezar por las vocaciones’. Pero, ¡qué rezar por las vocaciones! ¡Vamos a trabajar de tal forma que despertemos curiosidad e interés y que la gente joven diga: ‘esa es una opción de vida que puede ser interesante, voy a informarme a ver qué pasa’. Yo siempre recuerdo el texto del Evangelio cuando a Jesús le preguntaron “Señor, ¿dónde vives? Y Jesús les dice: ‘venid y lo veréis’. O sea ¿somos capaces de decir a quien llama a la puerta ‘ven y lo verás’? Si somos capaces de esto es señal de que nuestro trabajo tiene un ingrediente de sinceridad, de veracidad, de entrega y eso siempre despertará curiosidad”.

Interrogado respecto a la experiencia de reorganización de la Orden, Fray Ruiz señaló que “la experiencia en España es que éramos tres provincias y ahora solo somos una. Esa experiencia significó seis años de trabajo, de preparación y reflexión. Lleva poco más de un año y creo que ha sido muy positivo porque necesitábamos sabernos hermanos, sabernos unidos. Y aunque empezó cerrando conventos (y se van a seguir cerrando porque no hay frailes), la fuerza de saberse juntos y unidos compensa la necesidad de decir adiós a muchas cosas. Porque cada vez somos menos frailes, pero ello no quiere decir nada, porque quién nos dice que a lo mejor pasa algo y tras esta época pueden florecer las vocaciones. No lo sabemos. Es cosa de Dios pero también depende de nosotros”, concluyó.

(30 January 2018)