El Viento de la Gracia

Imagen: 
Cuerpo: 

La noche me envolvía
pero caminé
la búsqueda era la fuerza
para volver.
Llegué al huerto abatida
pero regresé
el llanto me ocultaba
el amanecer.
 
El soplo de Tus labios
despertó todo mi ser
corrí a sujetarte
no lo logré.
Sentí en Tus palabras
un nuevo resplandor
la vida me inundaba
al filo de Tu voz.
 
Rocío luminoso
el huerto destiló
aroma de laureles
y de liberación.
Corrí a mis hermanos
ungida por el don
en sus miedos y dudas
mi gozo se quebró.
 
El Viento de la Gracia
abrió paso a mi pregón
acogieron el anuncio
de Tu resurrección.
Desde entonces, vamos juntos
en compartida misión
predicando Tu palabra,
Tu presencia y compasión.

-Sor Miria Gómez, OP