ENCUENTRO DE JUSTICIA Y PAZ 2018

Subtítulo: 
Goiânia, Brasil, a 25 de noviembre de 2018
Imagen: 
Cuerpo: 

ENCUENTRO DE JUSTICIA Y PAZ 2018

CIDALC

 

Goiânia, Brasil, a 25 de noviembre de 2018

El Encuentro de Promotores de Justicia y Paz 2018, celebrado en Goiânia, Brasil, inició con la presencia de 19 participantes, entre ellos, hermanos cooperadores, presbíteros, formandos y frailes que recién han concluido su formación inicial, provenientes de ocho entidades de América Latina y el Caribe, así como de distintas provincias, vice-provincias y vicariatos. 

1. Sesiones

 

Con la intención de brindar un panorama general de lo sucedido durante el Encuentro, será presentada una crónica, es decir, el desarrollo de los aspectos más destacados de cada sesión, así como las conclusiones a las que llegaron los asistentes. Cabe señalar que la metodología empleada durante el Encuentro fue la de “Ver. Juzgar. Actuar”.

 

1.1. Día primero

Fr. Joâo Xerri dirigió en la primera sesión una oración para encomendar a Dios las reflexiones y las distintas actividades del Encuentro de Justicia y Paz 2018. Asimismo, la inauguración del Encuentro fue realizada por fr. Luis Javier Rubio, fr. Michael Deeb, fr. José Fernándes y fr. Miguel Ángel Gullón[1], quienes brindaron algunas palabras de bienvenida, expresaron ciertos deseos, agradecieron la presencia de los asistentes y de los colaboradores y presentaron el programa[2], el cual se aprobó después de algunas observaciones y sugerencias.

 

            La segunda sesión del Encuentro, titulada “Desafíos coyunturales de América Latina y el Caribe bajo la perspectiva de la justicia y de la paz”, fue expuesta por el Dr. Jelson Oliveira, quien brindó numerosas claves para interpretar la realidad, entre ellas, la crisis de las instituciones y de las instituciones parentales, a saber, la familia, la escuela, la Iglesia, el empleo y el Estado, así como determinadas pautas para “sobrevivir” frente a la crisis, tanto de forma como de contenido, entre las que destacan la reafirmación de los derechos humanos, la cuestión ambiental y la democratización de la tecnología. Con la intención de animar a los asistentes, el Dr. Oliveira finalizó con esta frase: “en los tiempos de epidemia, los médicos son más necesarios”.

 

1.2. Día segundo

La tercera sesión del Encuentro fue expuesta por fr. Michael Deeb, quien presentó a los asistentes la “Presencia de la Orden en la ONU”. Según su perspectiva, la predicación de las “Buenas Nuevas” de Justicia y Paz se hace mediante aquello que los dominicos realizan “en el campo”, seleccionando ciertas prioridades temáticas, al igual que algunos países. Explicó también la necesidad de fortalecer la capacidad dominicana en la dimensión de la justicia y la paz y los derechos humanos, asumiendo compromisos, incidiendo e impactando directamente alrededor del mundo.

 

            Los diferentes promotores de justicia y paz de CIDALC presentaron, en la cuarta sesión, los retos y desafíos en esta tarea, así como los compromisos de cada una de las provincias, vice-provincias o vicariatos, por ejemplo, fr. Miguel Ángel Espinoza, del Vicariato de Venezuela, habló sobre la “Agenda Urgente por la Democracia, OP”, en la que la familia dominicana, frente a las graves situaciones vividas en Venezuela, participan y apoyan, entre otras cosas, los trabajos realizados por diferentes ONG´s, federaciones, universidades y movimientos.

 

            La quinta sesión versó sobre “La justicia y la paz en la OP siguiendo la estela de compasión de Santo Domingo”, donde fr. Héctor Herrera, de la Provincia de Perú, propuso como modelo de justicia y paz a los asistentes a NPS Domingo, cuyo ejemplo ha sido seguido por numerosos dominicos en América Latina y el Caribe, entre ellos, los primeros misioneros de La Española, fr. Bartolomé de las Casas, fr. Vicente Valverde, fr. Antonio de Valdivieso, fr. Carlos Morales, fr. Tito Alencar, Maura Clarke, Ita Ford y fr. Lino Dolan.

 

            Fr. Luis Javier Rubio planteó a los asistentes, durante la sexta sesión, cinco retos a partir de la reflexión del Papa Francisco con motivo del 50° de la Populorum Progressio, a saber: 1) los pueblos de la Tierra han de integrarse entre ellos, convivir y enriquecerse mutuamente, donde la Orden ha de favorecer la integración y la comunión; 2) en cada sociedad, debe haber una integración social viable, eficaz; 3) el desarrollo debe ser verdadero; 4) lo comunitario y lo individual deben integrarse adecuadamente; y 5) el cuerpo y el alma deben poder integrarse entre sí. 

 

            La jornada del viernes finalizó con la proyección de la película “O voo da primavera”, inspirada en Dom Tomás Balduino, Obispo dominico que trabajó por la justicia y la paz en Brasil, lo que propició un momento para compartir sentires y pareceres en torno a lo anterior.

 

1.3. Día tercero

En la séptima sesión se trabajó por grupos en torno a cuatro cuestiones, a saber, 1) ¿qué hacer para dar un nuevo impulso al trabajo de JyP?; 2) ¿cómo motivar a los frailes jóvenes para trabajar en la JyP?; 3) una palabra de esperanza para la sociedad, para la Asamblea de CIDALC y para el Capítulo General; y 4) ¿cómo podemos contribuir desde América Latina y el Caribe en el proceso de canonización de fr. Bartolomé de las Casas?

 

            La octava sesión estuvo caracterizada porque fr. Fernando Escobedo, fr. Gonzalo Ituarte, fr. Paulo S. Cantanheide y fr. Miguel Ángel Gullón, hablaron a los asistentes sobre las experiencias de trabajo en la justicia y la paz en sus respectivas provincias. Por ejemplo, fr. Miguel Ángel dio a conocer la Acción Verapaz y los graves problemas que enfrentan con una empresa norteamericana que ha destruido las viviendas de numerosas familias en El Seybo, República Dominicana. 

 

            Posteriormente, los frailes visitaron una misión de los frailes de Goiânia: la Oficina de la Comisión Dominicana de Justicia y Paz, en la que escucharon algunas iniciativas cercanas a movimientos populares y a la sociedad civil, donde hablaron también de la violencia contra las mujeres, de temas de género y de otras graves situaciones que son comunes en América Latina y el Caribe. Por último, celebraron la Eucaristía con el pueblo de la Parroquia de Nuestra Señora de la Victoria y convivieron en la Casa Provincial de la Provincia de fr. Bartolomé de las Casas.

 

1.4. Día cuarto

El cuarto y último día del Encuentro, algunos frailes compartieron algunos puntos de vista con respecto a determinados temas, por ejemplo, fr. Miguel Ángel Espinoza, del Vicariato de Venezuela, quien expuso a los asistentes información acerca de la grave situación de Venezuela, pidió la opinión de los mismos y solicitó ayuda con respecto a una iniciativa para acompañar a las personas que migran de Venezuela a otros países. Por otro lado, fr. Michael Deeb habló a los asistentes acerca de la conveniencia de implementar el proyecto denominado “mes de la paz” en las provincias, vice-provincias y vicariatos.

 

2. Conclusiones

 

Los asistentes revisaron el documento conclusivo que se habrá presentado en la próxima Asamblea de CIDALC en 2019, el cual contiene nueve peticiones. Finalmente, aquéllos evaluaron varios aspectos del Encuentro de Promotores de Justicia y Paz, destacando:

 

  1. el clima fraterno, respetuoso, alegre, comprensivo, franco, dialógico, que permitió conocer a los hermanos y crear lazos;
  2. el agradecimiento a los frailes anfitriones de Brasil y a las distintas personas que hicieron posible la realización del Encuentro, así como a los frailes que colaboraron en alguno de los servicios alrededor de los cuatro días;
  3. la presencia de frailes provenientes de la mayor parte de las entidades de CIDALC: promotores de justicia y paz, hermanos cooperadores, presbíteros, formandos y frailes que recién han concluido su formación inicial;
  4. el reconocimiento de la buena comunicación intergeneracional entre todos los frailes durante todos los momentos del Encuentro;
  5. los múltiples aprendizajes a partir de los temas reflexionados y de las experiencias de los frailes con respecto a la justicia y a la paz;
  6. la necesidad de conocer el rol o perfil del Promotor de Justicia y Paz, así como de la consolidación de los planes de acción de cada uno de ellos;
  7. la conveniencia de seguir organizando este tipo de Encuentros y de impulsar el “Proceso Salamanca”;
  8. la identificación de que el Encuentro cumplió los tres objetivos propuestos por el Comité Organizador.

 

 

 

Fraternalmente,

fr. Fernando Octavio Escobedo Reyes, OP

Secretario del Encuentro

 

[1]Socio del Maestro para América Latina; Promotor de Justicia y Paz de la Orden; Provincial de la Provincia de fr. Bartolomé de las Casas; y Promotor de Justicia y Paz de CIDALC, respectivamente.

[2]Articulado bajo el método “Ver. Juzgar. Actuar”.