Hermanas Dominicas Tucumanas recuerdan 129 años de la Primera Profesión de Madre Elmina y sus primeras compañeras

Subtítulo: 
15 de enero 1889/2018
Imagen: 
Hermanas Dominicas Tucumanas recuerdan 129 años de la Primera Profesión de Madre Elmina y sus primeras compañeras
Cuerpo: 

En este día que recordamos Aniversario de la Primera Profesión de Nuestra Madre Elmina y sus primeras compañeras, deseamos que a través de esta memoria del corazón podamos unirnos y dar gracias por la profesión de los Consejos Evangélicos de nuestras primeras hermanas, que hicieron posible, que cada una de nosotras asumamos el proyecto de vida dominicana de nuestra congregación.

Un Felíz día para todos!!

Veamos lo que escribe nuestro M. R. P. Fundador, refiriéndose a la nueva fundación: dice así: “En el mes de junio de 1887, el día de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, fue elegido para principiar el Postulantado.

Se estableció un régimen más prolijo y estricto de vida religiosa, en casa de la Sra Paz de Gallo.bajo mi dirección y con la cooperación muy eficaz de los Padres de nuestra comunidad de Tucumán. Todos los días se les decía misa; tenían sus horas de prácticas espirituales, confesión semanal, comuniones frecuentes, pláticas etc. y el ejercicio de la caridad propia de la Institución proyectada. …se fijó para el día 15 de enero de 1888, la toma de hábito de las novicias, ceremonia que se realizó en el templo de Sto Domingo presidiendo Mons. Ignacio Colombres…

Extraordinaria fue esta ceremonia, muy concurrida, que a muchos emocionó, a todos impresionó por el carácter mismo del acto, la clase de las personas y los fines la Institución.

Las postulantes eran catorce, ocho para religiosas de coro y seis de obediencia. Las nombraremos a cada una con su madrina, para que se tenga una idea de la significación social que para Tucumán revistiera aquel acto sublime y sencillo.

La Fundadora y madre de todas, Da. Elmina Paz de Gallo, que debía llamarse en religión Sor María Domingo del S.S. Sacramento, con Da. Zoila Gutiérrez de Colombres; Matilde Zavalía, Sor María Catalina del C. de Jesús con su señora madre Emilia López de Zavalía; Elcira Colombres, Sor Rosa de San José con su señora madre Josefa García de Colombres; Vicenta Zavaleta, Sor Imelda Vicenta con la Señora Susana Muñoz de Méndez; Casilda Olmos, Sor Ma. Inés de los Angeles con su señora madre Casilda Rueda de Olmos; Andrea López, Sor Mercedes de Sto Domingo con la Señora Cerafina Avila de Méndez; Eloísa Quiroz, Sor Vicenta de María con la Señora, Jesús Méndez de Zavaleta; Brígida Monasterio, Sor María Brígida de San Luis, con la Señorita Mercedes Colombres; Carmen Monteros, Sor Martina del Carmen con la Sra. Jesús Pérez de Alurralde; María Reina, Sor Ma. Margarita de Jesús con la Señorita Rosa Sobrecasas; Ana Acuña, Sor Ma Simona del Rosario con la Señora Dalmira Colombres de Paz; Jesús Valladares, Sor María Juana de Jesús con la señorita Julia Rodriguez; Raquel Camaño, Sor Ma Clara de la cruz con la señora Dolores Colombres de Gallo; Tomasa Alberti, Sor Ma Tomasa del S.S. Sacramento con la Señora Carmen Romero de Mur. (Las dos últimas no tomaron el hábito por enfermedad, lo hicieron después)….

…. Concluida la toma de hábito, se dan el abrazo fraternal. Nuestra R. Madre llena de emoción abraza a sus nuevas hijas, recibiéndolas en sus brazos, como la más tierna de las madres, dispuesta a compartir sus goces y sus penas; con estas hijas y hermanas que le envía Dios, dirige al Señor el cántico de acción de gracias, Te Deum laudamus. Después de algunos momentos, las Hermanas fueron en procesión a la Iglesia de Sto Domingo, en donde debía acabarse la ceremonia de su vestición…..

…Las Hermanas después de recibir su bendición, vuelven a su convento, en donde recogidas y fervorosas seguirán preparándose a su doble misión, de piedad para con Dios y caridad para con los pobres.

Dice Nuestro P. Fundador: “Las nuevas religiosas adoptaron las Constituciones de la Tercera Orden Regular de Santo Domingo, las de la Anunciata de Vich (España) único texto de edición castellana que pudimos encontrar. Y por haber tomado el santo hábito el 15 de Enero, día en que celebramos la fiesta del S.S Nombre de Jesús, devoción tradicional en nuestra Orden, fueron llamadas: Hermanas Dominicas de la Congregación Regular del Santísimo Nombre de Jesús de Tucumán.

La familia de Santo Domingo en sus tres grandes ramas, los Padres Predicadores, Las Monjas Claustradas y la Tercera Orden Regular, pone continuación a una admirable unidad y uniformidad, tradiciones que son la mejor interpretación de estas Constituciones y un mismo espíritu que las anima y vivifica.

Seguían el noviciado, según las exigencias del derecho general de la Iglesia y las condiciones particulares de la Orden Dominicana, y concluido el año íntegro, completo, y efectuadas las formalidades prescritas de informaciones, de exámenes sobre la vocación al estado religioso; los días de retiro espiritual, y recibidas todas las facultades de la Curia Eclesiástica, se celebró el 15 de Enero de 1889 ante el Sr. Vicario Foráneo D. Ignacio Colombres, el acto de la profesión, emisión de los votos de Pobreza, Castidad y Obediencia por tres años, (a los cuales debe suceder la última profesión,

Concluida la solemne Misa y la exhortación preciosa del R. P. Mtro. Fr. Luis Dausfresne, se adelantó la muy R. Madre del centro del grupo que habían formado las hermanas profesandas, que era propiamente una corona, postrándose a los pies del Sr. Vicario, y lee sus santos votos con todo el regocijo de su corazón, ligándose así a este Dios que había formado todo el encanto de su vida.

(16 de enero de 2018)