JMJ con los dominicos en Cracovia

Imagen: 
JMJ con los dominicos en Cracovia
Cuerpo: 

De forma natural uno se puede imaginar que el programa de actividades organizadas para la JMJ es extenso y completo y que la planificación de "eventos paralelos" es algo inútil. Aparte de las actividades oficiales de la JMJ se llevaron a cabo otras actividades en la ciudad de Cracovia promovidas por diferentes organizaciones de la Iglesia y del estado.

Los frailes dominicos del convento de la Santa Trinidad de Cracovia planearon un amplio programa de eventos simultáneos con los que se llevaron a cabo en la JMJ. El hecho puede sonar competitivo, pero nada más alejado de la realidad. Los frailes organizaron un amplio programa desde el carisma y perspectiva dominicana con el objetivo de complementar el programa general de la JMJ. Se le dio el título de "JMJ con los Dominicos".

El éxito de su programa se puede medir, entre otras cosas, por la cantidad de asistentes que consiguieron reunir diariamente durante todos los días que duró la JMJ. Aparte del gran número de frailes dominicos que de diferentes partes del mundo se alojaron en nuestro convento nos pudimos encontrar en todas las actividades con muchísima gente de todas las edades que asistían a las mismas.

¿Qué ofrecían los frailes a la multitud que acudía a su convento?

En primer lugar los frailes llevaron las reliquias del Beato Pier Giorgio Frassati (un laico dominico italiano) a su iglesia conventual para ser veneradas. Esto fue un foco de atracción, ya que el beato Frassati se asocia íntimamente con los jóvenes y particularmente con la JMJ 2016.

En segundo lugar, y acompañando a lo anterior, los frailes abrieron un café llamado "Café Frassati" donde ofrecieron de forma gratuita café, te, aperitivos y un lugar para el descanso y la conversación. Ésta también fue una gran atracción que complementó oportunamente a la primera. No sólo ofrecieron alimento para el alma sino también para el cuerpo. Para llevar a cabo este proyecto los frailes decidieron abrir el jardín del convento, que normalmente es privado, a todos aquellos que se acercaran. 

En tercer lugar, de forma diaria, llevaron a cabo diversas actividades litúrgicas que daban comienzo con las Laudes, la Eucaristía al mediodía y las Vísperas por la tarde. La iglesia conventual se llenó siempre y más de 50 sacerdotes concelebraron en las diversas Eucaristías. El punto central de las actividades litúrgicas fue la "Vigilia de los Santos Dominicos" presidida por fray Bruno Cadoré, Maestro de la Orden. Fue una noche de adoración, oración, culto, testimonio y enseñanza sobre la vida de los santos de la Orden de Predicadores, comenzando por el propio santo Domingo. En las paredes exteriores del convento se proyectó una película donde se narraba la historia de la Orden. 

Por último, a lo largo de la celebración de la JMJ, el convento de los dominicos y su iglesia continuó siendo un importante punto de atracción para muchos jóvenes y para los propios frailes al acoger a todos los que allí se acercaban, ofrecer visitas guiadas por su edificio y explicaciones sobre la historia de la Orden en Polonia. Fray Bruno Cadoré apuntó que:

 

 

Además de todo esto, los hermanos también estuvieron involucrados en la planificación de la JMJ a diferentes niveles. Por ejemplo, fray Dawid Kusz no sólo fue el director del coro oficial de la JMJ sino que también jugó un papel importante en la composición del himno del evento.

El ingenio de los frailes a la hora de planificar un programa tan rico, su sacrificio y su disponibilidad sin descanso han sido realmente admirables. De hecho, las personas que se acercaron y pudieron disfrutar de todo ello estaban felices y satisfechas y me hicieron sentir orgulloso de ser dominico en la JMJ Cracovia 2016. 

Pueden encontrar todas las fotos y vídeos aquí:

 

(03 de agosto de 2016)