LA APERTURA DE LA CASA “SANTO TOMÁS DE AQUINO” EN LOIKAW

Imagen: 
LA APERTURA DE LA CASA “SANTO TOMÁS DE AQUINO” EN LOIKAW
Cuerpo: 

Honrado tiene que haberse sentido el Doctor Angélico al ser con su nombre bautizada la primera casa dominicana en aquellos montes de la etnia Karen. El nombre del Santo fue escogido por nuestros hermanos birmanos, tal vez para indicar que aquel recinto, hogar desde ese día 23 de noviembre de una comunidad dominicana, está llamado a convertirse en un centro de irradiación de fe y de cultura así como también de promoción humana y social.

Mucho colorido hubo en la ceremonia de apertura: Tres azafatas ataviadas con vestimentas rojas bordadas con diseños locales esperaban en el patio de la entrada de la casa. Sostenían en sus manos una cinta azul que en unos momentos iba a ser cortada conjuntamente por el obispo del lugar, Mons. Sotero Phamo, y por el Provincial, fr. Javier González. Acallada la banda de música, se inició la ceremonia con la proclamación de un salmo.

A continuación el P. Pedro Luis González, venido de Roma, leyó el documento de erección de la casa expedido por el Maestro de la Orden, fr. Bruno Cadoré, con fecha 1 de noviembre 2013. Dos cortes estratégicos de en la cinta causaron el ascenso rápido de una nube de globos de colores, que se llevaron consigo por encima de los tejados de la casa no sólo retazos de la cinta misma sino también las miradas encandiladas de niños y mayores. Pronto las miradas volvieron al suelo para posarse en los dos obispos que, uno en el primer piso y otro en el segundo, se encargaban de asegurar la protección divina sobre los habitantes de la casa al ir derramando agua bendita sobre sus dependencias.

El colofón esperado fue la merienda y refrescos para todos los presentes. Quienes más lo agradecieron fueron las familias vecinas de aquella zona, quienes a un lado de la casa tuvieron más tarde también su cena.

Con la asignación religiosa de sus miembros quedaba constituida la primera comunidad dominicana en aquel lugar y con ella la presencia de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario en la diócesis de Loikaw. Un comienzo muy prometedor.

(28 de noviembre de 2013)