La Biblia en Jerusalén: un Simposio exegético dominicano

Imagen: 
The Bible in Jerusalem: A Dominican Exegetical Symposium
Cuerpo: 

Del 3 al 5 de enero de 2015 quince frailes dominicos, pertenecientes a diferentes regiones y Provincias de la Orden, se han reunido en la Ecole Biblique et Archéologique Française de Jerusalén para participar en un Simposio de tres días.         

El grupo, que contaba con frailes de Polonia, Inglaterra, Irlanda, Francia, Croacia, Ucrania, Estados Unidos, México y Filipinas, se formó hace un año gracias a la iniciativa del Maestro de la Orden, fr. Bruno Cadoré OP, el cual decidió convocar a los hermanos que trabajaban en exégesis y estudios bíblicos para colaborar en la misión común de la Orden.       

Acogidos por el Convento de San Esteban, en el corazón de la ciudad de Jerusalén, compartimos con la comunidad la oración y la recreación. Además, un grupo de profesores se unieron a nosotros para participar en algunas de nuestras conferencias. Dos hermanos, provenientes de la India y Nigeria, que actualmente estudian en el Pontificio Instituto Bíblico, también pudieron ajustar su tiempo para asistir a una de las sesiones.     

La organización del Simposio quiso combinar dos aspectos. En primer lugar contamos con la presentación de trabajos individuales tomados de nuestras investigaciones actuales. De esta manera pudimos compartir nuestro trabajo con los demás intercambiando ideas y recibiendo el apoyo fraterno. Los artículos versaron sobre los libros del Deuteronomio y Ben Sira, las traducciones griegas Aquila, la Filosofía griega en la Primera Carta a los Corintios e interpretaciones antiguas de Éxodo 4, así como presentaciones sobre el Génesis, la misión de Eliseo, hermenéutica y estudios sobre judaísmo. Todas las presentaciones fueran seguidas de una mesa redonda.   

El segundo aspecto era un Workshop Bíblico en el que quisimos estudiar en común un pasaje de la Escritura, poniendo en común nuestras propia experiencia en la interpretación de textos bíblicos. El Workshop se estructuró sobre el formato del gran proyecto de la Ecole Biblique, llamado La Biblia en sus Tradiciones, que trabaja en la edición de un texto bíblico anotado con los resultados de las últimas investigaciones bíblicas y arqueológicas.

Los hermanos que nos reunimos estamos involucrados en una variada gama de áreas de investigación: Antiguo y Nuevo Testamento, Literatura Intertestamentaria, comentarios patrísticos sobre la Escritura, epistemología y estudios sobre judaísmo. Por ello en el estudio común del pasaje bíblico que nos propusimos (Lucas 4, 16-30) fuimos capaces de plantear nuestras propias perspectivas, ofreciendo una riquísima interpretación del Evangelio.

Los diversos puntos de vista que permiten nuestras diversas especialidades dieron como resultado una discusión fructífera, marcada por la calidad académica y, sobre todo, por la fraternidad. Esperamos que el resultado de nuestra contemplación podrá estar disponible a los demás a través de la Ecole Biblique.

Dentro de los límites que permitía nuestro ajustado horario, tuvimos la oportunidad de visitar la Ciudad Vieja de Jerusalén y algunos de los lugares fundacionales para Nuestra Redención, lo que era profundamente significativo para los participantes que por primera vez estaban en Tierra Santa. La presencia de nuestra institución en Jerusalén se confirmó así como una preciosa característica de reflexión académica y espiritual.

Un lugar común de nuestra reflexión es la convicción de que la celebración de este Simposio debe continuar y ya se ha empezado a planificar la próxima reunión para el año 2016, la cual se ampliará a cuatro días con el fin de incluir una excursión a alguno de los muchos sitios históricos importantes de la zona.

Teniendo la misión fundamental de la Orden, predicar la Palabra de Dios, siempre presente, este proyecto de colaboración, basado en el estudio especializado de la Biblia, ayudará a profundizar en nuestro conocimiento de Cristo y el significado de su Palabra, tanto para nosotros como para el resto de nuestros hermanos y hermanas dominicos, así como a todos los hombres a los que somos enviados.

 

(12 de enero de 2014)