La clave del Rosario: “A Jesús por María”, si lo prueba “un poco”, ya no se “podrá pasar sin él”

Subtítulo: 
Fr. Louis-Marie Ariño-Durand OP visitó Uruguay
Imagen: 
Fr. Louis-Marie Ariño-Durand OP visitó Uruguay
Cuerpo: 

“En París, después de los atentados, recibí una carta hermosísima, quizás la más bella en 15 años de vida religiosa, en la que una señora me decía: `Cuando ya no hay más palabras, cuando ya no sabemos a dónde ir, cuando estamos perdidos, ahí está el Rosario, él nos da las palabras que faltan¨”. El destinatario de esa carta era Fray Louis-Marie Ariño-Durand OP, Promotor General del Rosario en la Orden de Predicadores (dominicos) quien, en el marco de una gira por América Latina, en la última semana de agosto visitó Uruguay, donde ofreció algunas charlas y compartió el Rezo del Rosario en Familia, en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo en Montevideo.

Su oficio como Promotor del Rosario, durante casi una década, lo ha llevado a los países más diversos de todos los continentes donde están presentes los dominicos. En el último año estuvo en Irak, Pakistán, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Argentina, entre otros.

Al referirse a su servicio en la promoción del Rosario, el fraile francés aludió a Santa Bernardita quien expresaba:”me han encargado decírselo, no hacérselo creer”. No obstante, asegura que si se prueba el rezo del Rosario “un poco”, ya “no podrán pasar sin él” y devela que la clave de esta forma de orar es: “A Jesús por María”.

Fue a Santo Domingo, el fundador de la Orden de Predicadores a la que pertenece  Fr. Ariño-Durand, a quien la Virgen se le apareció en 1214 y le encomendó la propagación de esta devoción, al tiempo que le recomendó que la usara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe.

-¿Cuál es el tesoro que guarda el Santo Rosario?

El tesoro que hay en el Rosario es Cristo, sencillamente. Lo recibimos como un regalo y buscamos a Jesús con María, Ella nos lo da. Si aceptamos recibirlo, es así de sencillo. Él es el único tesoro, la perla de gran precio por la que se deja todo, y ahí lo encontramos.

– ¿Cómo nos lleva el Rosario a Jesús cuando es una oración que pareciera centrada en María?

No es una oración centrada en María, es con María, pero si tomamos el texto del Avemaría (eso funciona en español, no en mi idioma), la palabra Jesús está en el mismo centro de la oración (Bendito es el fruto de tu vientre Jesús…), para recordarnos que Jesús está en el centro de la oración mariana.

-¿Cómo recibe Santo Domingo el Rosario?

Lo recibe como tendríamos que recibirlo también nosotros, con el corazón, y como se recibe la Gracia, de una forma abierta, dejándose hacer por esta oración.

-¿Cómo promueves el rezo de esta oración?

Lo que dijo Santa Bernardita…”me han encargado decírselo, no hacérselo creer”. Lo que puedo decir es lo que se vive con el Rosario, lo que he podido ver, cómo para la gente más diversa es una forma de oración que viene cuando no hay otra solución. Eso lo vi en París después de los atentados, recibí una carta hermosísima, quizás la más bella desde en 15 años de vida religiosa, una señora me dijo: “Cuando ya no hay más palabras, cuando ya no sabemos a dónde ir, cuando estamos perdidos, ahí está el Rosario, él nos da las palabras que faltan”.

– ¿Es una oración para todo momento?

Sí, como la respiración, es para todo el día y todo momento. Hay que saber lo que es rezar,, si es tener a Dios presente y recordarlo en cada momento y en todo lo que hacemos, sí.

– ¿Cuál es la clave y el secreto del Rosario?

La clave es  “A Jesús por María” y respecto al secreto… cada uno tiene su secreto con María para encontrar a Jesús, y como pertenece a cada uno, no se debe repetir.

– ¿ Qué recomendación haría respecto al rezo del Rosario?

Que lo prueben un poco y ya no podrán pasar sin él.

 

(13 de septiembre de 2016)