La Virgen del Rosario de Chiquinquirá acompañará a Francisco en su visita a Colombia

Imagen: 
La Virgen del Rosario de Chiquinquirá acompañará a Francisco en su visita a Colombia
Cuerpo: 

Si bien el Santo Padre no visitará Chiquinquirá, durante su próxima visita a Colombia, trascendió en medios locales que el pontífice habría solicitado ver el cuadro de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá. De esta manera autoridades y custodios del cuadro de la Virgen estarían organizando el operativo para el traslado de la imagen a donde el Papa lo solicite, en este caso sería la catedral Primada de Bogotá.

Si bien el Santo Padre no visitará Chiquinquirá, durante su próxima visita a Colombia, trascendió en medios locales que el pontífice habría solicitado ver el cuadro de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá. De esta manera autoridades y custodios del cuadro de la Virgen estarían organizando el operativo para el traslado de la imagen a donde el Papa lo solicite, en este caso sería la catedral Primada de Bogotá.

El pontífice estará en Colombia del 6 al 10 de septiembre y durante su estadía visitará las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá es la patrona y reina de Colombia, y su imagen se encuentra en la basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, a 130 kilómetros de Bogotá, a donde acuden miles de peregrinos no solo el día de su fiesta patronal el 9 de julio sino todos los domingos, cuando se celebran las misas y procesiones. El 3 de julio de 1986 el papa Juan Pablo II visitó el santuario y oró por la paz de Colombia a los pies de la Virgen María.

El 9 de julio de 1999 el lienzo visitó por última vez la ciudad de Bogotá para presidir la oración por la paz. Se lo conoce por el nombre de la ciudad de Chiquinquirá, donde tuvo lugar la primera de sus manifestaciones milagrosas, y donde reposa uno de los lienzos considerados como original.

La historia se remonta al siglo XVI cuando los frailes dominicos realizaban expediciones de evangelización en la región del centro del país. Cuenta la tradición que entre los primeros conquistadores del Nuevo Reino de Granada, Antonio de Santana, encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, era especialmente devoto de la Virgen del Rosario. Por este motivo construyó en el pueblo de Suta su dormitorio y pequeña capilla. Deseando poner en ella una imagen de la Madre de Dios, mandó pintar una imagen de Nuestra Señora del Rosario en una manta de algodón. Era la manta más ancha que larga y para que no quedasen en blanco los campos que quedaban a ambos lados de la Madre de Dios, mandó pintar a San Andrés Apóstol y a San Antonio de Padua uno a cada lado. Luego que recibió la imagen, acomodó el lienzo en un bastidor de madera y lo expuso en el altar de la capilla.

Pasaron algunos años y el desaseo y la humedad deterioraron el lienzo, que apareció roto por varias partes y la pintura estaba casi borrada. A la muerte de Don Antonio, su viuda, se trasladó a Chiquinquirá llevándose consigo el cuadro al que colocó en una capilla. Diez años más tarde vino a aquel lugar una piadosa mujer llamada María Ramos, cuñada del difunto Santana, quien reparó el cuadro y lo expuso en el mejor lugar de la capilla.

Un viernes, 26 de diciembre de 1586, se disponía a salir de la capilla, cuando una india cristiana le llamó la atención hacia la imagen, que aparecía rodeada de vivos resplandores. Volvió el rostro María Ramos y fue grande su asombro al advertir la transformación que se había obrado en el lienzo, cuyos colores, antes tan borrosos y desteñidos, aparecían ahora vivos y claros.

El papa Pío VII la declaró patrona de Colombia en 1829 y fue coronada canónicamente en 1919.

 

(14 de julio de 2017)