Predicaminata 2016 y visita a la Cueva de Santo Domingo de Segovia

Subtítulo: 
El pasado 28 de mayo se celebró la edición de este año de la Predicaminata del Jubileo Dominico 2016.
Imagen: 
Predicaminata 2016 y visita a la Cueva de Santo Domingo de Segovia
Cuerpo: 

No era una Predicaminata mas, era la PREDICAMINATA, la del Año Jubilar, la que hizo nuestro padre Santo Domingo en diciembre de 1218 cuando se desplazó a Segovia desde Madrid.

Los predicaminantes madrileños, con el P. Lastra, se habían preparado el cuerpo y el espíritu y animaron a todos con su entusiasmo. La peregrinación a pie entre Cercedilla y Segovia, organizada por la Fraternidad Laical de Santo Domingo de Atocha (Madrid), celebró su cuarta edición. A ella se unieron la de Segovia, Salamanca, una dominica de la Congregación Romana de Santo Domingo de la comunidad de La Elípa y otros miembros de la familia dominicana. En esta ocasión cuatro peregrinas segovianas se unieron a la peregrinación iniciando camino desde Valsaín.

Los peregrinos portaron por turnos una cuchara de madera, obsequio para las monjas de Segovia en señal de agradecimiento por su acogida y los evangelios, recordando lo que hizo Santo Domingo a las monjas de Roma en su día.

La Predicaminata fue una ocasión más para compartir todo: esfuerzo cansancio, lluvia, fraternidad, alegría y sentirse hermanados en el Carisma Dominicano. Las monjas dominicas los acogieron con cariño y alegría y compartieron con ellas el rezo de las Vísperas.

El domingo 29 se unieron más peregrinos, de la Fraternidad del Olivar, de Vitoria, más dominicas de la Congregación Romana,Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia de Los Negrales y la Secretaria de Familia Dominicana. Como ya es tradición, los Laicos Dominicos de la Provincia de España, se reunieron a las 12 del mediodía en la Cueva para celebrar la Eucaristía, presidida por Fray Juan José de León Lastra y concelebrada por dos frailes de El Olivar, fray Rufini Callejo OP y fray Vicente Niño OP. En el Ofertorio se presentaron un bastón y los evangelios, en recuerdo de los que siempre llevaba Santo Domingo en sus viajes.

Fray Juan José, en la festividad del Cuerpo y la Sangre del Señor, invitó a todos a reflexionar que la fiesta del Corpus es el día dedicado a dar gracias al Señor por su generosidad, por facilitar que pudiéramos hartarnos de Él mismo hecho palabra, hecho pan, hecho vino. Terminó con estas palabras: “Nuestra peregrinación de ayer y hoy es recuerdo y actualización, recuerdo del peregrino Domingo de Guzmán, actualización de lo que le ponía en camino de un lugar a otro. De la peregrinación interior desde su afán de comunicar el Evangelio.”

Después de la comida de fraternidad, la jornada finalizó compartiendo una vez más el rezo de las Vísperas con las monjas Dominicas, cerrando así la celebración de los 800 años de la fundación de la Orden.



Flora García Peral O.P.

 

(16 de junio de 2016)