Promulgación de la nueva Ratio Studiorum Generalis

Imagen: 
Dominican student friars
Cuerpo: 

Queridos hermanos:

iEstudiar, predicar y fundar conventos! Promulgo esta nueva Ratio Studiornm Generalis cuando está recién terminada la celebración del Jubileo de la confirmación de la Orden, precisamente dentro del dinamismo de esta alegria renovada de ser enviados a predicar el Evangelio.

Somos enviados a proclamar la buena noticia del Reino de Dios ya próximo, como discípulos y buscadores de Dios. Discípulos que enraízan su vida en la escucha de la Palabra, que encuentran su gozo en la admiración del misterio de un Dios que oye a su pueblo y viene hasta él para revelar en plenitud la promesa de la alianza y cumplirla. Discípulos que, diá tras diá, apoyándose en un estudio contemplativo de la Palabra y de la Tradición de la Iglesia, tratan de discemir incansablemente los signos de los tiempos a partir de la amistad que viene a ofrecerles Aquel que es el camino, la verdad y la vida. Buscadores de Dios que, formándose en la escuela del Señor, salen al encuentro de todos aquellos que buscan la verdad, entran en diálogo con ellos y estudian con ellos, como los primeros frailes que Domingo envió a las Universidades. "De tal modo esté abierta a un tiempo nuestra mente al Espíritu de Dios y a los corazones de aquellos a quienes se propone Ia palabra, que obtenga Ia comunicación de la luz, del amory de Ia fuerza del Paráclito. Por lo cual, los frailes han de saber reconocer al Espíritu actuando en el Pueblo de Dios y discemir los tesoros escondidos en las diversas formas de Ia cultura humana, con los cuales se manifiesta de manera más completa Ia naturaleza del mismo hombre y se abren nuevos caminos a Ia búsqueda de Ia verdad" (LCO 99, § II). En efecto, si ha sido posible instituir una Orden en vistas al estudio, es porque está totalmente dedicada a Ia evangelización de Ia Palabra de Dios (LCO 1, § III).

La presente Ratio, cuyo texto original y aprobado está en inglés, reemplaza a la que aprobó fray Timothy Radcliffe en 1993. Es fruto de un intenso diálogo dentro de toda Ia Orden, y quiero expresar aquí mi profunda gratitud a todos aquellos que contribuyeron a su elaboración. Pretende sostener a los Predicadores en su vocación de aprender a ser servidores del misterio de la Verdad en este mundo, por eso pone como centro del estudio Ia Palabra de Dios. Guiada por Ia larga y bella tradición del estudio en Ia Orden, desde los grandes maestros como Alberto y Tomás basta los contemporáneos, propone un método que indica Ia exigencia de un estudio contemplativo y a Ia vez el camino por el cual ese estudio es esencial a Ia plena realización de Ia vocación del predicador. Al proponer principios fundamentales comunes a todos, subraya la importancia de que cada provincia particular los traduzca en su contexto cultural propio y, al mismo tiempo, los adapte a la vocación especifica de los frailes clérigos y a la de los frailes cooperadores, unidas ambas en un mismo impulso al servicio de la evangelización.  De esta manera, el diálogo iniciado para Ia elaboración de esta Ratio podrá continuar, teniendo en cuenta la realidad intercultural de la Orden hoy y la complementariedad de las vocaciones en el seno de la Orden, y tratando de establecer cada vez mejor una "cultura del estudio" que sostenga el propósito de la predicación. Una cultura que se enraice en la fidelidad a Ia tradición de la Iglesia, anime al encuentro y al diálogo con los saberes contemporáneos y enseñe a desplegar en los contextos contemporáneos Ia proclamación del Evangelio en Ia amistad y la fraternidad.

Estudiar, predicar y fundar comunidades.  AI promulgar esta Ratio Studiorum, formulo de nuevo el  deseo  de  que  nos  ayude  a  cada  uno  de  nosotros,  y  a cada  una  de  nuestras comunidades, a enraizar y desplegar en el estudio contemplativo de Ia Verdad Ia alegria de ser predicadores.

fr. Bruno Cadoré, O.P.
Maestro de Ia Orden
 
7 de marzo de 2017