Vivir y gozar de la liturgia a través del arte de la música

Imagen: 
Vivir y gozar de la liturgia a través del arte de la música
Cuerpo: 

Del 14 al 20 de agosto ha tenido lugar, en el convento dominicano de la Santísima Trinidad de Cracovia, una serie de workshops dirigidos a músicos e intérpretes de música litúrgica en Polonia.

La actividad ha sido organizada por la Fundación Litúrgica de los Dominicos de la misma provincia (Fundacja Dominikański Ośrodek Liturgiczny) con el objetivo de brindar a los encargados de la música litúrgica de la iglesia polaca unos conocimientos interpretativos y de dirección coral así como un repertorio renovado que puedan transmitir a sus diversos ámbitos pastorales. En definitiva, una formación activa y práctica para que sepan asumir y desarrollar la responsabilidad de la música litúrgica en sus comunidades.

 

Conscientes del papel crucial que la música juega en el liturgia cristiana la Fundación ha considerado como una de sus mayores aportaciones este tipo de actividades, celebrándose este año su cuarta edición con gran éxito de asistencia. Un total de 400 participantes, provenientes en su mayoría de Polonia pero también de otros países europeos (Bielorrusia, Ucrania, Alemania, Italia y España) y de fuera de Europa (Estados Unidos), han recibido lecciones de vocalización, interpretación, dirección, órgano, gregoriano y conocimientos musicales del canto en las Iglesias Orientales. También han ensayado un nuevo repertorio litúrgico de calidad compuesto o adaptado por músicos colaboradores de la misma fundación.

Pero como indicábamos no sólo ha sido una oportunidad para vivir desde dentro la importancia y necesidad de una música litúrgica de calidad sino también para gozar de ella al más alto nivel. Paralelamente a los workshops la fundación organizó un Festival de Música Litúrgica que tenía como objetivo ofrecer un programa de cinco conciertos de música religiosa en sus espacios naturales interpretados por concertistas de primer nivel internacional. Los grupos invitados en esta ocasión fueron, en los sucesivos días, Alamire, Floripari&Perfugium, Graindelavoix, Linnamuusikud y Divna&Melódi. Su repertorio fue significativamente amplio, abarcando desde música popular de Estonia, hasta el contrapunto renacentista de T. Ashewell o F. Guerrero. Especial interés tuvo la presentación del último proyecto musical de la fundación: la traducción y adaptación al polaco de las célebres Cantigas de Alfonso X "el Sabio".

La Fundación Litúrgica de los Dominicos (Fundacja Dominikański Ośrodek Liturgiczny) es una iniciativa creada por los frailes de la provincia de Polonia a mediados de la década de los años 90 que trabaja en el contexto de la renovación litúrgica y musical marcada por la Iglesia postconciliar. Es significativo señalar que frente a la a menudo hablada supuesta crisis de la liturgia sigan surgiendo nuevas iniciativas y renovadas propuestas como esta. Actualmente trabajan en ella un total de tres frailes (fray Dominik Jurczak, su presidente, fray Maciej Soszyński y fray Grzegorz Doniec) y tiene su sede en el convento de los dominicos de Cracovia expandiendo su radio de acción por otras ciudades polacas. Entre otros servicios significativos llevados a cabo por la Fundación en los últimos años podemos señalar el haber sido su coro el encargado de cantar en la Eucaristía de clausura del Jubileo de los 800 años de Orden de Predicadores en la basílica de San Juan de Letrán de Roma, Eucaristía presidida por Su Santidad Francisco. También el haberse ocupado íntegramente de los aspectos litúrgicos y musicales para los participantes de habla inglesa en la última JMJ 2016 en Cracovia así como en el encuentro de todos los obispos y líderes de las diócesis de Estados Unidos en la asamblea que tuvo lugar entre el 1 y 4 de julio en aquel país bajo el lema The Joy of the Gospel in America; Convocation of Catholic Leaders.

Constatando su amplio campo de trabajo pastoral, así como las facilidades que en muchos casos se le han brindado para su desarrollo, la Fundación está intentando progresivamente abrir centros en otros países o establecer contactos con diversas instituciones católicas presentes en aquellos, con el único objetivo de aportar su experiencia y numerosos materiales a la misión de la Orden de Predicadores y a la Iglesia local.

 

(31 de agosto de 2017)