Fray Aldino Amato nació el 22 de febrero de 1931 en Molfetta, Bari, Italia. Fue ordenado el 29 de junio de 1957. En su ordenación hizo la promesa a Dios de ser misionero.

Quedó muy impresionado por los misioneros italianos en Pakistán. Inmediatamente después de su ordenación quiso servir como misionero, pero fue enviado como asistente a la Escuela Apostólica de Arezzo, Italia. Después de cinco años, el 8 de febrero de 1962, fue finalmente enviado como misionero a Pakistán. Su prioridad era aprender las lenguas locales para poder entender y ayudar a la gente. “Los hechos hablan más que las palabras” era uno de sus principios. Nunca distinguió entre cristianos y musulmanes; todos eran iguales a sus ojos. Fue un embajador de la paz y un faro para ambos.

Desde el principio, fue coherente en su vida espiritual, su ministerio pastoral, su preocupación por los pobres, los que sufren, los enfermos, los hambrientos, los sin techo y especialmente los ciegos. Ejerció fielmente su apostolado social de desarrollo integral del pueblo lo mejor que pudo en las situaciones dadas. Más que un sacerdote dedicado y un líder sincero, disciplinado y comprometido, era un administrador responsable y trabajador y un hombre con un gran corazón. En sus primeros años, solía asistir a los retiros anuales, las asambleas y las reuniones de los capítulos de sus comunidades. Fue capaz de convertir su visión especial y única en una misión real.

Fray Amato lleva 59 años de servicio misionero en Pakistán y ha desempeñado un papel fundamental en la diócesis de Faisalabad. Prestó asistencia pastoral, educativa, técnica y sanitaria en muchas parroquias. Asistió a la parroquia de Khuspur de 1962 a 1967 y luego fue párroco de la misma parroquia de 1967 a 1972; envió a 19 estudiantes a Italia a completar sus estudios de medicina. Fue párroco de las siguientes parroquias: Sagrado Corazón de Sahiwal de 1972 a 1980, Santo Rosario de Warispura, Faisalabad de 1980 a 1982, Chichawatini en 1983 durante seis meses, Okara City de 1983 a 1988 y Nuestra Señora de la Merced de Rehmpur de 1988 a 2021.

Allí donde se le asignaba, ayudaba a construir capillas en los pueblos y, si era necesario, iglesias, o ayudaba a renovar las existentes. Ayudó a construir tres iglesias y más de 15 capillas en pueblos remotos. Dedicó mucho tiempo a la formación en la fe, enseñando él mismo el catecismo a niños, jóvenes y adultos para que tuvieran una base sólida en la fe católica. Por ello, una de sus prioridades era la formación en la fe. Para continuar con esta misión de formación en la fe, fue decisivo en el reclutamiento de muchos jóvenes en la Orden Dominicana, así como de hombres y mujeres en otras congregaciones. 

En 1972, fue trasladado a la parroquia de Sahiwal. Al ver la pobreza de los católicos, ayudó a construir 60 casas en un lugar que ahora se llama Colonia Amato. También ayudó a las familias a construir sus casas en muchos lugares y todavía le están agradecidos.

Su mayor contribución fue su ministerio entre los ciegos. En una de sus visitas a Italia, conoció al Sr. Luigi Vieri, un profesor ciego que le animó a crear escuelas para ciegos en Pakistán, proporcionándole ayuda, asesoramiento y apoyo financiero. Así es como Aldino comenzó la extraordinaria misión para los estudiantes ciegos. Fue el artífice de la creación de internados con instalaciones educativas para ciegos, algunos de los cuales estaban adscritos a parroquias y otros eran independientes. Con su ayuda y orientación, muchos pudieron completar sus estudios superiores. El cuidado de los ciegos fue realmente la realización total de su vida.

En Okara, dedicó mucho tiempo a la educación y formación de niños y jóvenes. Ayudó a fundar tres escuelas, institutos técnicos, institutos de costura y un colegio femenino. Para apoyar la educación continua de los estudiantes, también trabajó en la creación de internados y albergues para niños y niñas. Estos internados han ayudado a muchos estudiantes a completar su educación superior.

En la parroquia de Rehmpur, Chak 6/4.L, se interesó por la agricultura. Compró tractores y carros y ayudó a construir un pozo tubular para los cultivos. Dios lo bendijo abundantemente para utilizar el producto de estas cosechas en beneficio de los niños del internado y también de las familias necesitadas. Gran parte de los productos también se compartieron con la diócesis para sus proyectos.

Al principio, en diferentes lugares, ayudaba a los enfermos y a los necesitados. Pero en 2002, gracias a una inesperada subvención de unos benefactores de Roma y a la colaboración de su amigo, un sacerdote de Molfetta, pudo construir un hospital en Okara, con el nombre de “Hospital Cristiano del Rosario” sugerido por los benefactores. Para sufragar los gastos del hospital, las escuelas, los albergues y un colegio femenino, creó la Fundación Maria & Michele Modugno con una enorme suma de dinero inicial como dotación. Esta importante suma también ayudó a otras instituciones a cubrir sus gastos ordinarios.

En los locales del hospital de Rehmpur, en Okara, construyó una nueva casa parroquial y una hermosa capilla. Para ayudar al mayor número de personas posible, consiguió la compra de ambulancias y también hizo posible la apertura de una sucursal del MCB Bank en el recinto del hospital. El hospital, que ahora incluye los departamentos de tuberculosis, oftalmología, obstetricia y ginecología, está gestionado con la ayuda de las hermanas terciarias franciscanas de Lahore. El 1 de mayo de 2021, fray Aldino partió al Padre Celeste y fue enterrado en la capilla del hospital en Chak 6/4-L Rehmpur, Okara.  Que su alma descanse en paz.

Fray James Samuel, OP