Encuentro entre dos perlas

“Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos” (Sal 27:10). ¿Cómo puede una persona indeseada de finales del siglo XIII lograr inspirar a los filipinos del siglo XXI? ¿Cómo puede una persona cuyo locus nativitatis se encuentra a casi 6.600 millas de distancia -básicamente al otro lado del mundo- llegar hasta Asia, en Filipinas, para convertirse en su locus devotionis? En efecto, Dios actúa de manera misteriosa “’Porque [Sus] pensamientos no son los míos, ni [nuestros] caminos son [Sus] caminos’ –oráculo del Señor” (Is 55: 8-9). El encuentro entre la Beata Margarita di Città di Castello (ca. 1287-1320) y el pueblo filipino puede ser muy antiguo, pero la devoción sólo fue promovida formalmente por los dominicos filipinos en 1987. El origen de la Beata Margarita en Italia y su culto en Filipinas pueden estar a millas de distancia, pero la devoción persiste desde entonces, y se hace más viva hoy en día. Ese encuentro está a años de distancia, a millas de distancia, a mundos de distancia, pero resiste la vicisitud del tiempo y el espacio.

Desde la década de 1980, el Acta Capituli Provincialis de la Provincia Dominicana de Filipinas designa a una persona específica como encargada de promover la devoción a la Beata Margarita di Città di Castello. Esta devoción es evidente en la vida litúrgica de la Provincia. Desde el noviciado, el estudio de la Vitae Fratrum Ordinis Prædicatorum ha sido una parte esencial de la formación inicial de los dominicos: “Otro recurso esencial para nosotros es el ejemplo, la enseñanza y las oraciones de los santos [y beati] de la Orden de Predicadores” (RFG, 27). La vida y el ministerio de la Beata Margarita han formado parte del estudio y las lecturas espirituales de los hermanos.

En el Seminario Central (SC) de la Universidad de Santo Tomás, Bukluran Kanlungan, uno de los grupos del SC decidió tomar como patrona a la Beata Margarita di Città di Castello al comienzo del año de formación 2018-2019. Un seminarista dijo una vez: “La vemos como un refugio de los desatendidos, los abandonados, los enfermos, que refleja los valores que nos gustaría imitar en nuestro Bukluran (kanlungan significa ‘refugio’)”. Todas las noches, después del Ángelus (o Regina Caeli), los seminaristas rezan la “Oración por la Canonización de la Beata Margarita di Città di Castello ” ante su pequeña imagen. Todos los años, toda la comunidad del Seminario celebra una misa en honor de su patrona.

El laicado dominicano de Filipinas aprecia la devoción a los santos y beatos de la Orden como una de las principales fuentes de las que se nutre para avanzar en la propia vocación (cf. Regla, II §10). Dos capítulos del laicado dominicano fueron puestos bajo el patrocinio de la Beata Margarita. Asimismo, la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo promueve la devoción a todos los santos y beatos de la Orden, así como la imitación de su ejemplo tal y como establece su regla. Por lo tanto, el estudio de la vida y el ministerio de la Beata Margarita y la devoción a ella podría ser una fuente de santificación para ellos, sobre todo porque las vidas de los santos dominicos forman parte de los temas recomendados para su programa de formación continua.

La Novena en honor a la Beata Margarita di Città di Castello se reza devotamente todos los jueves a las 17:30 horas en la Iglesia de Santo Domingo en Quezon City, seguida de la celebración eucarística. Las imágenes procesionales de la Beata Margarita se utilizan en diferentes partes de Filipinas, especialmente en Quezon City, Manila, Marikina y Pampanga. El grabado en cobre de la Beata Margarita de Carlos Borromeo en la Milicia de Jesucristo de Fr. Francisco Gainza OP: Manual de los Hermanos y Hermanas de la Tercera Orden de la Penitencia de Santo Domingo, publicado en Manila en 1859, parece ser su primera representación en Filipinas. Además, la Beata Margarita ha sido representada popularmente durante la “Marcha de los Santos”, el 1 de noviembre, cuando niños y adultos se visten de santos.

Varias organizaciones e instituciones han sido puestas bajo su tutela: Pro-Life Philippines, el Movimiento Beata Margarita de Castello, la Escuela Beata Margarita de Castello, el Ministerio con Personas con Discapacidades Beata Margarita de Castello en la Parroquia Santísimo Rosario UST, y la Capilla Beata Margarita de Castello en Tahanang Walang Hagdanan[1]

Abandonada y descuidada, Margarita era la perla oculta que prestaba servicio a los abandonados y descuidados. Frente a los desafíos de los tiempos, Filipinas es llamada la Perla de Oriente, cuya capacidad de resiliencia le permite superar los retos. El encuentro entre las dos perlas es un testimonio de la devoción a la Beata Margarita de Castello en Filipinas.

Fray Louie Coronel, O.P.


[1] Tahanang Walang Hagdanan, Inc. (TWHI) (literalmente, una casa sin escaleras) es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que presta servicios a las personas con discapacidad en Filipinas.