Una figura destacada: el Beato Giuseppe Girotti, O.P.

El Día de Conmemoración del Holocausto, que se celebrará el 27 de enero de 2020, tal y como fue establecido por las Naciones Unidas en la resolución 60/7 del 1º de noviembre de 2005. La importancia de esta fecha radica en que quiere conmemorar a las víctimas del Holocausto, de las leyes raciales y a todos aquellos que arriesgaron y dieron sus vidas para proteger a los perseguidos. En cuanto a nuestra Orden, en este día conmemorativo debemos mencionar a uno de nuestros queridos hermanos Giuseppe Girotti, que fue asesinado en el Campo de Concentración de Dachau por los nazis.

Nacido en Alba (Cúneo) el 19 de julio de 1905, entró en el Colegio dominicano de Chieri en 1918, donde, más tarde, tomó el hábito religioso en 1923. El 15 de octubre de ese mismo año emitió su profesión en la Orden de los Predicadores y fue ordenado sacerdote el 3 de agosto de 1930. Al año siguiente, después de haber obtenido un Lectorado en Sagrada Teología, sus superiores decidieron enviarlo a la recién creada Escuela Bíblica de Jerusalén, en la escuela de José María Lagrange y otros ilustres biblistas.

Después de obtener la licencia en ciencias bíblicas en 1934 ante la Pontificia Comisión Bíblica, el P. Girotti regresó a Italia y comenzó a dar clases de Sagrada Escritura en el centro de estudios dominicano de Santa María de las Rosas de Turín y en el Colegio de los Misioneros de la Consolata. Ejerció su ministerio sacerdotal, de manera especial hacia los necesitados, entre los pobres y los humildes, en particular en la casa de ancianos pobres llamada Ospizio dei Poveri Vecchi.

Cuando el P. Marco Sales murió en 1937, al P. Girotti se le asignó la tarea de continuar el trabajo inacabado del erudito dominico sobre el comentario de la Santa Biblia. Aceptó, y lo hizo con gran dedicación que provenía de su cuidadosa preparación, experiencia docente y natural facilidad de asimilación y explicación. En 1838, el P. Girotti publicó su comentario del libro de la Sabiduría y en 1941 el de los libros atribuidos al profeta Isaías; dos publicaciones poderosas, en las que el joven autor conjugó las cualidades de claridad y practicidad del P. Sales. Combinó la precisión y la profundidad de la crítica con la exégesis moderna.

Pero también la obra del P. Girotti quedaría inacabada. El prior del convento de Santo Domingo, en Turín, observó cómo el P. Girotti, especialmente después del día del armisticio, el 8 de septiembre de 1943, llegó al convento cargado de paquetes, muchas veces a altas horas de la noche. Se justificó diciendo: “Todo lo que hago es sólo por caridad”. Durante la guerra ayudó, en particular, a los judíos perseguidos por las leyes raciales. Entre ellos estaba la sobrina del rabino Deangeli de Roma que decidió acompañarla a Suiza. En el camino fueron escondidos por el doctor Giuseppe Diena en Cavoretto, y por eso fueron descubiertos y arrestados el 29 de agosto de 1944. El profesor Diena fue deportado a Flossemburg, donde fue asesinado el 2 de marzo de 1945; el P. Girotti, en cambio, fue asesinado en la fiesta de la Pascua de Resurrección, el 1 de abril de 1945, en Dachau, donde fue internado precisamente por la ayuda prestada. Tenía entonces 39 años. La noticia se difundió. A la orilla de su cama, una mano anónima escribió: San José Girotti.

El 14 de febrero de 1995, el Estado de Israel decidió honrar a Giuseppe Girotti, quien durante el período del Holocausto en Europa expuso su vida para salvar a los judíos perseguidos, dándole el honor de Justo entre las Naciones. La Iglesia ha reconocido el testimonio del P. Giuseppe Girotti y el 26 de abril de 2014 fue declarado Beato, en la Catedral de Alba, su ciudad natal.

Santo Padre, le agradecemos los dones de la caridad y de la ciencia que inspiraron al Beato José Girotti a sacrificar su vida por el prójimo. Ayúdanos también a nosotros a vivir el Evangelio y a atesorar tu Palabra con las buenas obras. Por su intercesión te pedimos que nos concedas la gracia… y te dignes glorificarlo aquí en la tierra, para que se convierta en guía de todos nosotros. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor, que es el camino, la verdad y la vida. Amén.

P. Massimo Negrelli, O.P.
Promotor de las causas de los santos para la Provincia de Santo Domingo en Italia