Familia Dominicana

Santo Domingo quiso una familia al servicio de la Iglesia para predicar a Jesucristo y su misericordia por los pecadores. Estamos unidos por el mismo carisma de la oración, el estudio, la vida común y la predicación.
Somos la familia dominicana: frailes, monjas, congregaciones de hermanas de vida apostólica, laicos en fraternidades, grupos de jóvenes, institutos seculares y sacerdotes seculares en fraternidad.

La Familia Dominicana: Un panorama histórico

La familia dominicana tiene su origen en la santa predicación inaugurada por santo Domingo en el encuentro de Montpellier en 1206.
El primer logro de nuestra Orden será en 1207 el monasterio de Prulla, el primer fruto de la predicación de santo Domingo en Fanjeaux y los encuentros públicos organizados en Montreal y Pamiers, donde los disidentes, tentados por diversas herejías, escuchan la voz de la Iglesia Católica sin ninguna presión política. La familia dominicana inauguró así la renovación evangélica de la Iglesia en los umbrales del siglo XIII.
En torno a las primeras convertidas de Fanjeaux, algunas familias campesinas como Ermengarde Godoline y Sanç Gasc, su marido, se entregaron a Santo Domingo para beneficiar de las oraciones de la primera comunidad dominicana. Y con cada visita de fray Dominigo, que se llamaba a sí mismo “humilde ministro de la santa predicación”, los dones y las oblaturas se multiplicaban en favor de las “Damas convertidas de Prulla”. Lo mismo ocurrirá más tarde en Toulouse con varias familias que reintegraron la Iglesia y que pedirán ser enterradas en las capillas de la iglesia de los Jacobinos, en construcción a partir de 1250, fruto de la predicación de los frailes desde la fundación de la Orden en 1215 en Toulouse. Este será también el caso de los primeros hermanos y jóvenes que Santo Domingo reconcilió con la Iglesia en 1214 y que ayudarán en el cuidado del hospicio de Arnaud Bernard, una verdadera Corte de los Milagros en Toulouse durante los 20 años de guerra contra los albigenses. A partir de entonces, la Orden crecerá como una familia donde el carisma del fundador brillará en todos los componentes del pueblo de Dios. En efecto, si la Orden de los frailes es clerical, santo Domingo quiso arraigarla en la oración de las monjas y en el apoyo de los laicos.
Así lo será siempre en las grandes etapas de la historia de la Iglesia. La Gran Peste de 1348 y el Gran Cisma de Occidente (1378-1417) generarán un nuevo impulso manifestado gracias a santa Catalina de Siena, donde la verdad de la caridad estará al servicio de la Iglesia y de la ciudad. Así se cumplió la visión del Papa Inocencio III que vio a Francisco y Domingo sostener los muros de la Iglesia que se derrumbaba. Muchas congregaciones de hermanas apostólicas desde principios del siglo XIX se inscribirán en la espiritualidad de Santa Catalina de Siena. Habrá también un nuevo impulso con la oración de santa Rosa de Lima (1586-1617), la primera santa del Nuevo Mundo y la caridad hacia los más pequeños de san Martín de Porres (1579-1639). O después de la Segunda Guerra Mundial, la exuberante juventud de Pier Georgio Frassati (1901-1925) o la madurez de Giorgio La Pira, alcalde de Florencia (1904-1977).
Dios es amor y hace misericordia, esta es la verdad en el centro de la enseñanza y de la acción de la Orden en todos sus componentes, desplegada hasta hoy según la invención de la caridad a lo largo de los siglos, tanto entre los frailes, monjas y hermanas apostólicas, como en las fraternidades dominicanas de los cinco continentes.
La Familia Dominicana, esta gran familia espiritual, nació en el corazón de Domingo y según su carisma fundacional, hace ocho siglos. Ella sigue viva y activa en la Iglesia y en el mundo de hoy. Lleva toda la riqueza de su pasado y la renovada libertad de reactualizar la verdad de la misericordia al servicio de la humanidad futura al comienzo del tercer milenio.

Fr Gilles Danroc, OP

Descubra nuestra Familia Dominicana

  • Frailes
    DESCUBRE NUESTROS FRAILES
  • Monjas
    DESCUBRE NUESTRAS MONJAS
  • Hermanas
    DESCUBRE NUESTRAS HERMANAS
  • Laicos Dominicos
    DESCUBRE NUESTROS LAICOS
  • Fraternidades Sacerdotales
    DESCUBRE NUESTRAS FRATERNIDADES SACERDOTALES
  • Movimiento Juvenil
    DESCUBRE EL MOVIMIENTO JUVENIL

Datos de Contacto

 Piazza Pietro d'Illiria, 1 | 00153 Roma | Italy

 info@curia.op.org

 +39.06.579401

Red social