“Una de las características de la espiritualidad dominicana es trabajar con personas que, de un modo u otro, viven en las periferias de la sociedad, ya sean estudiantes o presos”, explica Ludovic Namurois, responsable de las fraternidades laicas dominicanas en Bélgica.

“Sin mucha planificación ni objetivos, simplemente nos ponemos manos a la obra. Se trata de estar disponibles para las necesidades pastorales. Cuando se presenta un reto, entonces vemos cómo resolverlo”.

Eso es exactamente lo que ocurrió en la cárcel de Ittre, al sur de Bruselas, donde el dominico Patrick Gillard (Convento de Lovaina-la-Nueva) trabajaba como capellán. Las eucaristías semanales eran muy concurridas y había un floreciente grupo de oración. Se constató que los presos encontraban mucha fuerza en la oración. Algunos presos expresaron su deseo de profundizar en la oración y conocer mejor la espiritualidad dominicana. Albert Rondelet, uno de los miembros laicos del equipo de capellanía, expresó algo similar y quiso unirse a una fraternidad laica dominicana.

Ludovic Namurois continúa su historia. “Un día, cuando visitaba a los presos, me impresionó la calidad de su vida de oración, así como su anhelo de estar conectados con los demás, dentro y fuera de los muros de la prisión, y con algo que trasciende su vida cotidiana. Al mismo tiempo, Bruno Cadoré, el entonces Maestro de la Orden de Predicadores, sugirió erigir una fraternidad laica en la prisión de Ittre, siguiendo el ejemplo de la entonces única fraternidad laica dominicana en un entorno carcelario, en Norfolk (Estados Unidos). Bajo la protección de Nuestra Señora, y con el consentimiento de Philippe Cochinaux, provincial de Bélgica, se creó un pequeño grupo fraternal dentro de los muros de la prisión de Ittre. En una primera fase, ofrecimos a los participantes un curso de iniciación cristiana y les enseñamos elementos de la tradición dominicana. Aprendieron a rezar vísperas y estuvieron en contacto con la fraternidad laica de Norfolk. En octubre de 2018, diez presos y el capellán laico hicieron su primer compromiso. Cada año se les invita a renovar su promesa. Desde entonces, algunos se han comprometido de por vida. En octubre de 2019, el provincial belga erigió la fraternidad, que se convirtió en la segunda fraternidad laica dominicana en un entorno penitenciario en el mundo.”

Ludovic Namurois comparte además: “Los presos a los que acompañamos tienen la impresión de que, al igual que los monjes o monjas de clausura, pueden contribuir con sus oraciones a ofrecer un apoyo real a los demás, a la Orden de Predicadores y al mundo dentro o fuera de la prisión. Rezar es predicar. Experimentan que sus oraciones pueden tener un peso en la vida. Esto es muy importante para ellos”.

El Hermano Patrick confirma que “formar parte de la fraternidad de laicos les hace ver que, incluso después de actos graves, todavía hay un camino para buscar a Dios. Ya no dependen de los demás para todo, sino que se ocupan de su propia formación religiosa y pueden predicar en la cárcel. Mientras estaban privados de derechos y excluidos de la sociedad, tenían voz en el capítulo provincial de 2019 de las fraternidades laicas. Esto les ayudó a recuperar el sentido de responsabilidad. Se sintieron reconocidos en su dignidad humana”.

“En las reuniones de nuestras fraternidades de laicos, estudiamos la Biblia y preparamos oraciones para todos los presos, como el vía crucis o el rosario. Es nuestra forma de predicar”, dice Steven, uno de los detenidos que es miembro de la fraternidad. “Estamos al principio de nuestro camino, pero creemos en él y rezamos en unión con todas las fraternidades dominicanas del mundo. Puede que haya barras de hierro frente a nuestras ventanas, pero nuestros corazones están abiertos de par en par”.

Picture of Albert Rondelet (left), Patrick Gillard (in habit) en Ludovic Namurois (right)
Albert Rondelet (izquierda), Patrick Gillard (con hábito) y Ludovic Namurois (derecha) reciben el compromiso de un miembro de la fraternidad laica dominicana en la prisión de Ittre. © Dominicains de Belgique ASBL