Estructura

La Orden de Predicadores es una comunión fraterna enviada a participar en la misión de toda la Iglesia, predicando con la palabra y el sacramento. La Orden adquiere su forma y estructura precisamente de la comunión fraterna y misión común. Por ello, se encuentra dispersa por todo el mundo pero unida como una sola misión.

Todos los frailes de la Orden son directamente vinculados por la profesión de obediencia al Maestro de la Orden. Participan en el gobierno de toda la Orden a través de sus priores provinciales y representantes elegidos en el Capítulo General de la Orden. El Capítulo tiene la más alta autoridad en la Orden, ya que elige al Maestro de la Orden, hace leyes y decide aquellos asuntos que incumben al bien de toda la Orden.

Los hermanos se incorporan a la Orden como hijos de una provincia o una viceprovincia. Una provincia suele tener entre 40 y 400 frailes, y es responsable de su formación y preparación para la vida y misión de la Orden en su territorio. La máxima autoridad de una Provincia es el Capítulo Provincial que se celebra cada 4 años. En él que los superiores y representantes elegidos deciden sobre las cuestiones relativas a la vida fraterna y apostólica de la Provincia, determinan los asuntos administrativos más importantes, eligen al Prior Provincial y designan a los oficiales de la Provincia.

En el contexto de la comunión de toda la Orden y de la Provincia, la célula básica de nuestra fraternidad es el convento. Es aquí donde una comunidad de frailes comparte la vida cotidiana de oración, estudio y fraternidad que es el fundamento de la misión de la predicación. Los hermanos pueden ser trasladados de un convento a otro a causa de las necesidades de la Orden, pero cada convento tiene una cierta autonomía. Los hermanos eligen a su propio Prior y determinan en el Capítulo local la forma más adecuada de cumplir la vocación dominicana en su propio ambiente.

Además de los frailes, en la Orden hay también:

  • monasterios autónomos de monjas contemplativas de clausura;
  • congregaciones de religiosas, con una gran variedad de obras apostólicas;
  • institutos seculares de laicas consagradas que viven en el mundo;
  • fraternidades de sacerdotes diocesanos;
  • fraternidades de laicos;
  • el movimiento internacional de la juventud dominicana (IDYM);

Todas estas ramas de la Familia Dominicana participan, según su propia situación y vocación, en el carisma de santo Domingo de contemplar juntos la buena noticia y de transmitirla al mundo.

Datos de Contacto

 Piazza Pietro d'Illiria, 1 | 00153 Roma | Italy

 info@curia.op.org

 +39.06.579401

Red social