Arzobispo Anthony Fisher, OP 

Solemne Misa Pontifical en el octavo centenario de la muerte de santo Domingo 

Basílica de Santa María, Sydney, Australia

3 de agosto de 2021

Hoy, en la Arquidiócesis de Sidney, Australia, celebramos el 800 aniversario de la muerte de santo Domingo, fundador de la Orden de Predicadores, que murió el 6 de agosto de 1221.

Los primeros dominicos en Australia, Christopher Dowling y James Corcoran, estuvieron entre los primeros sacerdotes que ejercieron su ministerio en Sydney. Pero no hubo presencia permanente de frailes dominicos en Australia hasta 1898, cuando se estableció un convento en Adelaida, Australia del Sur, y no hubo ninguno al este de Sydney hasta 1923, cuando los frailes se trasladaron a Helensburgh, Wahroonga y finalmente a Glebe, desde donde los dominicos dirigen ahora tres parroquias y dos capellanías universitarias. Mientras tanto, los frailes se extendieron por toda Australia, como lo habían hecho en Europa en los días de santo Domingo, y finalmente se convirtieron en la Provincia de la Asunción de la Santísima Virgen María en la región de Australia, Nueva Zelanda y las Islas.

Las hermanas dominicas llegaron a Sydney en 1867, pero primero fueron a ejercer su ministerio en Maitland Way y luego regresaron en 1894 para establecerse en Santa Sabina (Strathfield) y en otros lugares. Con los hermanos, iniciaron una misión de gran éxito en las Islas Salomón, al noreste de Australia, en 1956. Mientras estas hermanas se extienden por el este de Australia, otras congregaciones envían hermanas al sur y al oeste del país. Las Hermanas Dominicas de Malta llegaron con la gran oleada de emigrantes a la Australia de la posguerra y están presentes en Pendle Hill-Blacktown desde 1965. Las Hermanas Dominicas de Santa Cecilia llegaron desde Nashville (EE.UU.) en el período previo a la Jornada Mundial de la Juventud de 2008 y han estado presentes desde entonces en Regent’s Park.

Las fraternidades dominicanas laicas en Sidney remontan a 1946 o antes. Si sumamos a todos los que han sido tocados por las obras de la familia dominicana en parroquias, escuelas, capellanías universitarias, cuidado de ancianos y discapacitados, misiones y otros ministerios, la familia dominicana ha tenido un impacto significativo en esta arquidiócesis, en este país y más allá. 

Pero volvamos a santo Domingo, el único fraile presente en el “Concilio de los Hermanos” o “Gran Concilio”, como se llamó el Cuarto Concilio de Letrán. Este Concilio, celebrado en 1215 y presidido por el mayor papa de la Edad Media, Inocencio III, reunió 71 patriarcas y metropolitanos, 412 obispos, unos 900 abades, priores y periti (consultores teológicos), así como a enviados del Sacro Imperio Romano y de los monarcas. En una época de cambios sociales y culturales vertiginosos, algunos buscaban el sentido en la sabiduría secular de las universidades, otros en la riqueza desmesurada y otros en las espiritualidades “new age” de los cátaros, valdenses y beguinas. El escándalo del lujo, la inmoralidad y la ignorancia del clero hicieron de Europa un terreno fértil para el resurgimiento de un antiguo dualismo. Los cátaros y albigenses menospreciaban el mundo material, cuestionaban la encarnación, la pasión y la resurrección de Cristo, negaban la eficacia de los sacramentos y la promesa de la resurrección, y trivializaban la vida moral corpórea. Muchos tenían “picazón de oídos” y rechazaban la sana doctrina, vagando detrás de los mitos. La Iglesia y la sociedad se enfrentaban a una grave crisis pastoral y el antiguo sistema monástico y parroquial no podía hacer frente a la situación, por lo que Inocencio convocó el Concilio de los Hermanos. 

Letrán IV estableció un plan de reforma para la Iglesia. En setenta y una constituciones, reafirmó la fe católica y abordó la reforma de la práctica sacramental, la formación, el nombramiento y la conducta de los obispos, el clero y los religiosos, la administración de la Iglesia y las relaciones con los no latinos y los no cristianos. Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con los frailes? Pues bien, en el concilio estaba presente el obispo trovador Fulco de Toulouse, así como su perito, Domingo de Caleruega. Este último llevaba más de diez años predicando y debatiendo en el campo misionero del sur de Francia, al lado del obispo Diego d’Osma, y más tarde de Foulques. Unos años antes, había fundado una comunidad religiosa de mujeres y, unos meses antes, una comunidad de hombres. No se sabe qué aportaron el obispo trovador y el perito a las discusiones del Concilio. Pero algunos de los cánones resultantes fueron particularmente compatibles con la evolución de la misión de Domingo.  

El Concilio insistió en que la celebración de la liturgia y la atención pastoral requieren una formación teológica y pidió a los obispos un mayor discernimiento sobre las vocaciones y una mejor formación. “Es mejor, en cuanto a la ordenación de los sacerdotes, tener unos pocos ministros buenos que muchos malos, pues si un ciego guía a otro, ambos caerán en el pozo”, decían los Padres Conciliares. Se renueva la ley de la Iglesia que exige la educación gratuita para el clero y los pobres en las escuelas catedrales, y las iglesias metropolitanas están ahora obligadas a nombrar un teólogo para enseñar las Escrituras y la teología pastoral.

El canon 10 subraya la necesidad de una buena formación bíblica y teológica para una “buena predicación”. Los obispos estaban muy solicitados y a menudo eran demasiado ignorantes o estaban demasiado ocupados para predicar e impartir la catequesis necesaria. Por ello, el Concilio decretó que “los obispos nombren hombres idóneos para el provechoso cumplimiento del deber de la sagrada predicación, hombres fuertes en palabra y en obra, que tengan gran cuidado del pueblo que se les ha encomendado… y lo edifiquen con la palabra y el ejemplo…”. [Estos hombres] han de ser cooperadores no sólo en el oficio de la predicación, sino también en el de oír confesiones e imponer penitencias y en los demás asuntos que conduzcan a la salvación de las almas.” Sean cuales fueren las aspiraciones de Domingo antes del Concilio, estaba dispuesto a responder con una nueva orden religiosa “para la predicación y la salvación de las almas”.

¡De los sínodos de la Iglesia pueden salir cosas buenas! De Letrán IV surgieron los frailes mendicantes: los menores, los predicadores, los agustinos y los carmelitas, todos creados o remodelados en respuesta a la audaz llamada del Concilio a una nueva evangelización. Tras encontrar su “carisma”, el equipo de Domingo se extendió como un reguero de pólvora. Llevaron el monacato, la enseñanza y la predicación a los púlpitos y confesionarios, a los caminos, a las ciudades y universidades, e incluso a las parroquias diocesanas y a la vida laica. Observancias religiosas, una fuerte vida comunitaria, una inclinación intelectual: todo ello para alimentar una vida contemplativa cuyos frutos serían compartidos con los demás. En pocas décadas había más de 10.000 frailes dominicos y otros 3.000 en formación, organizados en 590 conventos en 18 provincias; había 141 monasterios femeninos; y la Orden atrajo a muchos de los más grandes predicadores, maestros y místicos de la época, así como a un buen número de excéntricos…

Pero en 1215 ¿quién podría haberlo imaginado? a Domingo sólo le quedaban seis años para redactar y aprobar las constituciones, establecer la sede en Roma, viajar por Europa estableciendo nuevas casas, establecer una sólida formación para sus hermanos, seguir cuidando de las hermanas dominicas, y organizar los Capítulos Generales para tomar las decisiones más importantes para la Orden, y hacerlo de la forma más democrática posible. Con ello, se consumió por completo hasta que, con sólo 50 años, hizo lo que creía mejor para la Orden: ¡morir! “No lloréis, hijos míos”, dijo en su lecho de muerte tras hacer una confesión general, “os seré más útil donde voy de lo que nunca fui en esta vida”.

“Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo”. Estas palabras del Evangelio de Mateo, dadas para esta conmemoración, podrían sugerir que la vida de santo Domingo, e idealmente de sus hijos e hijas, debería ser sal y luz. Para los antiguos, la sal era un bien valioso, utilizado en el culto y también como desinfectante, conservante y potenciador del sabor. Ser salados en su predicación, por lo tanto, requiere que los dominicos se ofrezcan enteramente a Dios en el culto, que desinfecten las almas del pecado, del vicio y del demonio, que prediquen el Evangelio, que preserven la tradición apostólica y el magisterio y que proclamen la Palabra con un sabor que atraiga y convierta a los oyentes.

Para los antiguos, la luz se oponía a las tinieblas, exponía la realidad y permitía ver. La luz era un símbolo de la presencia y la gracia divinas, de la santidad, la salvación y la gloria, de la revelación, la sabiduría y la esperanza. Para ser luz, por lo tanto, los dominicos deben ser realistas y servir a la revelación divina, cuestionar y comunicar la realidad y la revelación con sabiduría, hacer brillar su vida común como un testimonio para los demás y así llevar a la gente a la salvación y la gloria. Así, en la iconografía, Domingo es representado a menudo con una luz brillando sobre su cabeza, indicando aquellas cualidades que hacen de él, y de sus hijos e hijas, una luz para el mundo.

¡Y brillaron! Con el tiempo, la familia de Domingo incluyó a figuras tan diversas como Jacinto de Polonia, Inés de Montepulciano, Tomás de Aquino, Raimundo de Peñafort, Alberto Magno, Catalina de Siena, Meister Eckhart, Enrique Suso, Vicente Ferrer, Antonino de Florencia, Fra Angelico, Savonarola, Francisco Vitoria, Cayetano, Pío V, Adrián Fortescue, Catalina de Ricci, Juan de Gorkum, Bartolomé de las Casas, Rosa de Lima, Martín de Porres, los mártires de Vietnam, Bartolo Longo, Henri-Dominique Lacordaire, Reginald Garrigou-Lagrange, Pier Giorgio Frassati, Yves Congar, Edward Schillebeeckx y Herbert McCabe, por citar algunos… Esta lista nos muestra muchas cosas, pero una de ellas es la propia variedad de formas de ser un predicador. Hoy, en más de 100 países, 6.500 frailes dominicos, 4.000 monjas, 35.000 hermanas de vida activa y más de 100.000 laicos dominicos aportan sus propios temperamentos y dones a la tarea de anunciar el Evangelio.

En nuestro tiempo, otro concilio ecuménico, el Concilio Vaticano II, contó con la presencia no sólo de uno, sino de muchos frailes dominicos, entre ellos cardenales, obispos y teólogos. Este Concilio y los cinco papas que le siguieron llamaron a la Iglesia a una nueva evangelización, anunciando el Evangelio con nuevos ojos y mentes, voces y métodos, héroes y audiencias. Necesitamos nuevos dominicos para este proyecto, listos, según las palabras de Pablo, para “proclamar la Palabra, insistiendo a tiempo y a destiempo, refutando la falsedad, corrigiendo el error, llamando a la obediencia, pero todo con paciencia y con la intención de enseñar”. Necesitamos personas con grandes mentes y corazones para compartir el Evangelio de la verdad y el amor; llevar la sal donde el Evangelio ha perdido su sabor en los corazones de la gente; llevar la luz donde lo bueno, lo verdadero y lo bello están aún por descubrir.

“Oh, maravillosa esperanza que diste a los que te lloraron en la hora de tu muerte, prometiendo después de tu partida ser útil a tus hermanos”. ¡Nuestro padre santo Domingo, ruega por nosotros!