La devoción a Santa Margarita en Estados Unidos se vio muy alentada por la publicación de un libro sobre su vida por parte de fray William R. Bonniwell, O.P., en 1952. Aunque esta biografía es el resultado de una exhaustiva investigación histórica de los manuscritos existentes y de varias visitas de fray Bonniwell a Citta di Castello y sus alrededores para consultar fuentes locales italianas, está escrita en un estilo narrativo que cautiva al lector.

En 1975, las monjas dominicas de Summit, Nueva Jersey, sugirieron que Margarita sería una “patrona ideal para los no deseados”, incluidos los no nacidos amenazados por el aborto. La adopción entusiasta de Margarita por parte del movimiento pro-vida llevó a la reimpresión de la obra de Bonniwell en 1979, con miles de ejemplares distribuidos en Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Inglaterra y Australia. El libro sigue imprimiéndose aún hoy.

Santa Margarita es la patrona de quienes se dedican al respeto de toda vida humana. Las Hermanas de la Vida (Sisters of Life), una comunidad religiosa fundada en 1991 en Nueva York para proteger y fortalecer la santidad de toda vida humana, consideran a Santa Margarita de Città di Castello como una de las patronas especiales de su comunidad a causa de su asociación con el movimiento pro-vida y como un hermoso icono de la dignidad de toda vida humana, independientemente de las dificultades que se encuentre. Pueden dar testimonio de su intercesión sobre todo para los padres que reciben un diagnóstico prenatal desfavorable y se ven invitados a elegir el aborto antes que permitir el nacimiento de un niño que pueda tener las necesidades especiales que tuvo Margarita. Su vida de santidad es una inspiración y su reputación de intercesión milagrosa es una fuente de esperanza, especialmente en los casos en que los médicos ofrecen pocas posibilidades de supervivencia. También hay una maternidad llamada “Blessed Margaret of Castello Home” en Bensalem, Pensilvania, que ofrece recursos a las mujeres con embarazos difíciles.

Las Hermanas de la Vida también han descubierto que Marguerite es una fuente especial de gracia para las mujeres que luchan por sanar espiritualmente después de la experiencia del aborto. Una de las cosas más difíciles para una madre después de un aborto, incluso si llega a creer en la misericordia y el perdón de Dios, es pensar que su hijo no nacido puede no perdonarla nunca por la elección que hizo. El amor y el perdón de Santa Margarita a sus padres, que la rechazaron y abandonaron, puede aportar una gracia especial a las mujeres que luchan por restablecer una relación de amor con sus hijos confiados a la misericordia de Dios.  

En el otro extremo del curso de la vida humana, las Hermanas de la Vida consideran oportuna la canonización de Margarita ya que aumentan los peligros del suicidio asistido y la eutanasia en Estados Unidos y en todo el mundo para aquellos cuyas vidas son declaradas como “una carga” debido a sus discapacidades físicas o. sus enfermedades.

Santa Margarita se convirtió en la patrona de todas las ramas de la familia dominicana en Estados Unidos. Las monjas y frailes dominicos, las hermanas dominicas y los laicos, todos se hicieron amigos de ella. Las Hermanas Dominicas de Santa Cecilia en Nashville, Tennessee, han puesto un vitral, una estatua y una reliquia de ella en la capilla de su casa madre, y en su apostolado educativo con los jóvenes presentan a Santa Margarita como un gran ejemplo de la dignidad de la persona humana: nuestro valor no se basa en una apariencia física perfecta, sino porque somos hijos de nuestro amoroso Padre celestial. Las hermanas también presentan a Santa Margarita como un ejemplo para los alumnos con familias en dificultades, enseñándoles que las situaciones familiares desfavorables no impiden la acción de la gracia de Dios. Santa Margarita revela que el sufrimiento en las relaciones familiares no debe conducir a la amargura, sino que puede, de hecho, conducir a un mayor amor. Muchas fraternidades laicales de Santo Domingo tienen una devoción a Santa Margarita, como la de la Beata Margarita en Boise, Idaho, fundada bajo su patrocinio en 1997. También hay fraternidades laicales que llevan su nombre en Maine y Florida.

Actualmente, dos parroquias dominicanas en Estados Unidos tienen capillas dedicadas a Santa Margarita: la iglesia de San Luis Bertrán en Louisville, Kentucky, y la iglesia de San Patricio en Columbus, Ohio.

La capilla de la Iglesia de San Luis Bertrán fue dedicada en 1981 gracias a la acción de fray Anthony Ignatius Cataudo, O.P., quien -con la bendición del Arzobispo Thomas J. McDonough de Louisville y de fray Edward Raymond Daley, O.P., Provincial de la Provincia de San José- lanzó igualmente la “Cruzada para la Canonización de la Beata Margarita de Città di Castello” ese mismo año, publicando oraciones a la Beata Margarita, dándole amplia publicidad y recopilando en 1984 una lista de direcciones de más de 5.000 mecenas en todo el mundo.

En la capilla dedicada a Santa Margarita en la iglesia de San Patricio en Columbus, Ohio, se conserva una reliquia de su corazón. La parroquia también alberga la oficina de la Asociación de Santa Margarita de Castello, que actualmente cuenta con más de 1.200 miembros en todo Estados Unidos. Los frailes dominicos del convento de San Patricio rezan diariamente por las intenciones de los miembros de la Asociación por intercesión de Santa Margarita, y los miércoles, además de una oración especial a Santa Margarita, se venera su reliquia. Muchos peregrinos vienen a visitar la capilla, encender un cirio y rezar. Cada año se ofrece una novena de misas por las intenciones de la Asociación de Santa Margarita, que concluye con su fiesta el 13 de abril. En los últimos años, las postulantes de las Hermanas Dominicas de María Madre de la Eucaristía han realizado una visita anual.

La Asociación ofrece libros, estampas y artículos de devoción en su sitio web: littlemargaret.org. A petición de uno de los miembros de la Asociación, la Xavier Society de ciegosha transcrito en braille el libro de Bonniwell sobre Santa Margarita y un libro de oraciones que la Asociación distribuye gratuitamente.

La canonización equipolente de Santa Margarita el 24 de abril de 2021 por el Papa Francisco fue recibida con gran alegría por tantas personas en Estados Unidos que llevaban muchos años rezando por este día. La noticia ha sido compartida por muchos medios de comunicación católicos, y podemos esperar que la pequeña Margarita sea cada vez más conocida y querida, y que la que era considerada una de las más humildes en la tierra resulte ser una de nuestras mayores amigas en el Cielo.