Misa del Espíritu Santo

Estamos aquí reunidos en Su Nombre. Y somos más de dos o tres, en este encuentro de todas las lenguas, pueblos y naciones. ¿Qué le vamos a pedir? ¿Qué es lo que realmente vamos a pedir, cuando invocamos al Espíritu Santo en nuestras vidas?

Por supuesto, pedimos al Espíritu Santo que nos guíe, que inspire nuestros encuentros, nuestras discusiones, nuestras decisiones. Y como bien sabemos, el Señor nos responderá, como lo hizo con el profeta Isaías: “Camina, y yo te guiaré por los caminos por donde caminas”. Se trata, pues, de pedir al Espíritu que nos acompañe, dándonos la confianza para seguir nuestros caminos, y la fe en que, como el Paráclito que camina justo detrás de nosotros, con su mano sobre nuestro hombro, guía y acompaña lo que hacemos. Básicamente, le pedimos que abra nuestros corazones para que sepamos, o mejor dicho, para que creamos que Él está aquí entre nosotros. Que este capítulo de la Orden es también su Capítulo. Este acto de fe es quizás el primer “acto” de un capítulo.

Guiados por las lecturas de hoy, y como siempre que invocamos la venida del Espíritu, le pedimos que nos establezca en la unidad. Sabemos por nuestra experiencia personal o comunitaria que no siempre es fácil. No es fácil tomar el camino de la reconciliación, el camino de la confianza que se da una vez más a quienes nos han decepcionado, a veces nos han engañado o incluso nos han traicionado. No es fácil no reducir a nadie a lo que puede haber hecho, sino más bien verlo siempre como un ser con una capacidad continua de nacer de nuevo. Esto es de lo que básicamente habla el Evangelio. Quizás lo más difícil es dejarnos convencer de que somos “capaces de comunión, capaces de unidad, capaces de reconciliación”. Estar convencidos de que tenemos esta capacidad, porque Dios quiso crearnos de esta manera, a Su imagen y semejanza. Le pedimos que nos establezca en la unidad, para que podamos llegar a ser uno, como el Padre y el Hijo son uno. Para que podamos ser atraídos por la misma oración de Cristo al Padre.

Por eso, siguiendo la carta a los Filipenses, pedimos al Espíritu que nos haga hermanos y hermanas. Y es evidente que no se trata de pedir para alcanzar la proeza “moral” de considerar a los hermanos y hermanas “en Cristo”, como decimos tan fácilmente. Se trata realmente de implorar la inspiración del Espíritu que vive de Padre a Hijo y de Hijo a Padre, para que estos magníficos rasgos de fraternidad que Pablo describe puedan establecerse en cada uno de nosotros y entre todos: el consuelo mutuo, el aliento en el amor, la ternura y la misericordia, la alegría de la unidad, la paz de la humildad, la determinación de decir siempre al otro: ¡después de ti! Tened la misma mente entre vosotros….. En otras palabras, que el Espíritu ponga la mente de Cristo en su humanidad. Y este “después de ti” no es tan sencillo cuando, durante las discusiones de este capítulo, buscamos el bien común, pero estamos convencidos de que también debemos proteger nuestro propio territorio, nuestros proyectos, nuestras prerrogativas, nuestros éxitos, nuestra imagen de la Orden, nuestra idea de la Iglesia…. Ahora, debemos estar de acuerdo antes de poder hacer una petición común al Señor: ¡y esta es la obra del Espíritu en medio de nosotros!

¿Qué le vamos a preguntar? ¿Cómo puede lograrse esta inversión de las reacciones instintivas? Tal vez podamos responder que, ante todo, le pediremos unidad, comunión y paz mundial. La salvación del mundo, de hecho, nada menos. Y para ayudarnos a poner nuestra fraternidad de Predicadores al servicio de esta comunión, en el sufrimiento y en la esperanza de esta comunión. Básicamente, le pediremos al Espíritu que haga vivir en nosotros la oración de Cristo, esa oración que hizo en la víspera de su pasión. Rezo por los que me has confiado. Que ellos sean uno, y donde yo estoy, que ellos también lo sean. Le pediremos que nos configure con Cristo el predicador, y así nos enseñe qué tipo de predicadores desea.

Leave a Comment

Datos de Contacto

 Piazza Pietro d'Illiria, 1 | 00153 Roma | Italy

 info@curia.op.org

 +39.06.579401

Red social