El pasado nueve de julio, una imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá fue entronizada en los Jardines Vaticano, fecha en la que se conmemoraron 102 años de su coronación como Reina y Patrona de Colombia. El maravilloso mosaico, compuesto por más 70.000 piezas de mármol, piedra y vidrio, y en el que aparece acompañada de San Andrés y San Antonio, se encuentra ahora en medio de otras advocaciones marianas de América Latina y del Caribe en el denominado Bastión del Maestro. 

La ceremonia de entronización contó con la participación Señor Cardenal Giuseppe Bertello, presidente del Governatorato de la Ciudad del Vaticano; monseñor Mauricio Rueda Beltz, Subsecretario de la Sección Tercera de la Secretaría de Estado; Jorge Mario Eastman Robledo, embajador de Colombia ante la Santa Sede; fr. Diego Orlando Serna Salazar, O.P., Prior Provincial de los Frailes Dominicos en Colombia; fr. Carlos Mario Alzate Montes, O.P., rector del Santuario Mariano Nacional, lugar donde reposa el lienzo original, así como sacerdotes, religiosos y religiosas pertenecientes a la Orden de Predicadores, ciudadanos colombianos que residen en Roma e invitados especiales en representación del pueblo colombiano. 

La bellísima imagen es una representación de Colombia en el lugar más importante para los cristianos – católicos y una oportunidad para resaltar la vigencia de una devoción que ha acompañado al país desde hace más de 400 años como un ícono espiritual, cultural y simbólico.

“Este hermoso mosaico de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá es, a partir de este momento, un pedacito de Colombia en el corazón de la cristiandad y un símbolo memorable de lo que ha sido parte de nuestra historia nacional, ya que al igual que ha sucedido a muchos de nuestros conciudadanos, el lienzo de Virgen también ha sido descartado, pisoteado, olvidado y maltratado. Ha sufrido y acompañado al pueblo colombiano en las pandemias y guerras, en las luchas de la independencia y en los esfuerzos por alcanzar la paz, fue objeto de la violencia y del despojo que también han padecido muchos hermanos nuestros”, manifestó Fray Diego Orlando Serna. 

La Virgen de Chiquinquirá es una de las figuras religiosas más importantes de Colombia. Su protagonismo dentro de la vida nacional es tan grande que incluso figuras históricas de diferentes épocas han pedido su amparo. Gustavo Rojas Pinilla la condecoró con la Cruz de Boyacá; Simón Bolívar le encomendó la campaña libertadora, y Marco Fidel Suárez la nombró reina de Colombia. 

JAS_1206