El rostro de Santo Domingo

Tallado por Fr Felicísimo Martínez Díez, o.p.

Conocemos a fr Felicísimo por ser un artesano de la reflexión sobre la vida religiosa y la evangelización en el mundo actual. Pocos conocemos el arte de tallar la madera, al cual se dedica especialmente en sus vacaciones. Hoy, el rostro tallado en madera, de Santo Domingo, tiene un amplio marco dorado de madera; luce en la iglesia de la Santísima Trinidad en Roma, además, si visita el convento, en el interior se pueden contemplar otras tallas de las manos de nuestro teólogo dominico.

En la iglesia de La Santísima Trinidad, no existía algún signo de la Orden de Predicadores, la razón es sencilla: fue construida por La Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos (en latín Ordinis Sanctae Trinitatis et Captivorum, conocida también como Orden Trinitaria o Trinitarios.

El rostro del patriarca Santo Domingo ha sido talla en madera de teca, destacada por su durabilidad natural y posee una resina antiséptica que la hace resistente al ataque de diversos organismos, como las termitas o los hongos.

Fr. Felicísimo acompaña a los estudiantes dominicos residentes en La Casa della Sma. Trinitá (en Via Condotti, 41, Roma). En ella, los frailes dominicos están al servicio pastoral de la iglesia y ejercen la enseñanza en centros universitarios. Como es tradicional en la Familia Dominicana: cada día después de la oración de Completas se entonan la “Salve Regina” ante la Virgen María y el “O Lumen” ante el rostro o imagen de Santo Domingo.

En la Familia Dominicana necesitamos estar atentos de los artesanos de la evangelización en sus diferentes facetas.