[…]

Con mis manos toco las paredes
Pero con mi alma, la verdad,
Mis dedos para mí son sombras
Pero Dios, un destello.

Me siento cerca de lo que está lejos
Cuando pienso, creo que estoy mirando;
Mi cuerpo está sentado en el presente,
Mi alma flota en el infinito.

Las cosas graciosas del aire
Pasan para mis orquestaciones.
Sólo oigo las alas de los pájaros
Pero veo las alas de los ángeles.

A veces canto sin voz,
Así como pienso sin hablar
La ceguera que Dios me ha dado
Es una forma de darme luz.

Si tomo un camino
Hay dos senderos:
Uno, el camino donde estoy
El otro, la verdad en la que estoy.

En mí hay, en el fondo de un pozo,
un pozo de luz hacia Dios.
Allí, en el fondo, al final,
un ojo formado en los cielos

Fernando Pessoa, Sono un sogno di Dio,
Magnano (BI), Qiqajon, p. 53

Este poema del autor portugués Fernando Pessoa parece ser la expresión perfecta de la experiencia cristiana y espiritual de la beata Margarita de Città di Castello. Una vida corta, que transcurrió en los encantadores lugares de Massa Tribaria y el Tifernate, pero la contemplación de su belleza no le fue concedida ya que era ciega de nacimiento y lo fue hasta su muerte en 1330. La evocación de estos versos que, en el desarrollo de sus cuartetas, apuntan a la profundidad teológica de la relación contrastada entre ceguera externa-luz/vista interna, me ha parecido especialmente adecuada para comentar el texto de las dos leyendas que, desde distintos ángulos, insisten en el elemento estilístico de la “ceguera providencial”: era ciega, pero vio la luz.

Cito aquí sólo algunos pasajes en los que el autor de la Vita longa explica teológicamente, basándose en las Escrituras, la privación de la vista como una “intervención de la Providencia” (Pessoa dice: “La ceguera que Dios me ha dado/Es una forma de darme luz”): “Nació, en efecto, privada de sus ojos corporales para no ver el mundo, pero se llenó de la luz divina para que, permaneciendo en la tierra, sólo pudiera contemplar el cielo”[1]. Cuando sus padres la llevaron a Città di Castello para pedir su cura a un fraile franciscano recientemente fallecido en olor de santidad, fueron desilusionados: “[…] el Señor, habiéndola ya iluminado, pudo hacerle ver el mundo….] el Señor, habiendo ya iluminado su espíritu con el deseo de contemplar las realidades celestiales, no quiso concederles su deseo, él que conoce lo oculto, para que por la vista de las cosas terrenales no se viera privada de la visión de las celestiales”[2]; añade que, una vez que la dejaron (o, a decir verdad, la abandonaron), sola y mendigando por las calles de la ciudad de Città di Castello “la que se considera abandonada es inmediatamente acogida por Dios, [y] mientras está separada del mundo, iluminada por la luz eterna, de modo que su espíritu se eleva para meditar más libremente en las realidades eternas”.[3] Más adelante, el texto continúa con la voz del hagiógrafo que se eleva para proclamar el carisma de enseñanza de Margarita, enseñanza femenina, de forma humilde y discreta, ciertamente, pero con un tono profundamente evangélico: “¡Bendita ciega, digo, que nunca ha visto las cosas de este mundo y que ha aprendido tan pronto las cosas celestiales!  Bendita discípula, mereciste tener un maestro así, que sin libros te enseñó las Sagradas Escrituras, ciega de nacimiento, enseñas incluso a los que pueden ver”[4]. Aunque no podía “ver nada”, contemplaba sin embargo con ese “ojo hecho en el cielo” (Pessoa) al Invisible hecho visible, al Encarnado, al Dios hecho hombre, presente en la Eucaristía. “En la iglesia, en la consagración del cuerpo de nuestro Señor Jesucristo y durante toda la celebración del sagrado misterio, afirmó que veía a Cristo encarnado[5] y no podía ver nada más (actualiter). No es de extrañar que quien la había privado de toda visión de las cosas terrenales quisiera mostrarse sólo a su mirada pura, para que en un vaso de arcilla de poco valor brillara la misericordia divina[6]“. Al igual que Cristo, que se entregó por amor a la humanidad, Margarita hizo de su propia vida, aparentemente insignificante e inútil a los ojos del mundo, una “vida entregada”.

La metáfora de la “vasija de barro”, tomada de San Pablo (“Pero llevamos este tesoro en recipientes de barro para que aparezca que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no de nosotros. Atribulados en todo, mas no aplastados; perplejos, mas no desesperados; perseguidos, mas no abandonados; derribados, mas no aniquilados. Llevamos siempre en nuestros cuerpos por todas partes el morir de Jesús, a fin de que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.”

2 Cor. 4, 7-10) también se refiere implícitamente a otro famoso pasaje del Apóstol que da luz sobre el significado de la vida y la santidad de Margarita: “¡Mirad, hermanos, quiénes habéis sido llamados! No hay muchos sabios según la carne ni muchos poderosos ni muchos de la nobleza. Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo para confundir a los sabios. Y ha escogido Dios lo débil del mundo, para confundir lo fuerte. Lo plebeyo y despreciable del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para reducir a la nada lo que es. Para que ningún mortal se gloríe en la presencia de Dios.” 1 Cor. 1, 26-29).

Una vez más, como he recordado a menudo en otros foros institucionales y/o más oficiales, siento la profunda necesidad interior de repetir, con gran convicción, que la relevancia de la fama de santidad y el vigor del culto a Margarita no deben atribuirse a una especie de descubrimiento artificial o de recuperación arqueológica de una beata medieval, sino a una manifestación del Espíritu de Dios que actúa en la historia y que misteriosamente, y a menudo de forma invisible, hace subir la masa de la humanidad con la levadura de su sorprendente dinamismo. De hecho, la fama de santidad y el culto a la Beata Margarita nunca se extinguió, y si hasta el siglo XIX se limitó principalmente a Italia y dentro de la Orden Predicadores, más tarde se extendió a todo el mundo de forma inesperada, gracias a los frailes y religiosas de la Familia Dominicana. La pequeña Margarita sigue viviendo en el corazón y en las oraciones de muchos fieles, no sólo en Umbría y en las Marcas, sino también en Estados Unidos y en Filipinas. La vitalidad de su culto en la actualidad, la extraordinaria extensión de su fama en países alejados de Città di Castello o en Metola, la actualidad de su camino de perfección y la ejemplaridad de su pobre vida atestiguan el modo en que Margarita todavía consigue hablar al corazón de miles de hombres y mujeres, porque han reconocido en ella a una hermana, a una de esas humildes y benditas criaturas que Jesús, exultante en el Espíritu, señaló en su día como las únicas depositarias de la verdadera sabiduría: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así lo has querido en tu bondad(Lc 10,21).

Fr. Gianni Festa, O.P.
Postulador General


[1]Vita lunga della Beata Margherita (Recensio major, BHL 5313az), en Pierluigi Licciardello, Le vite dei santi di Città di Castello nel Medioevo, Editrice Pliniana, Selci-Lama (PG) 2017, p. 251.

[2] Ibid, p. 253

[3] Ibid.

[4] Ibid, p.261

[5] Anne Lécu, religiosa dominica que trabajó durante muchos años como médico en las cárceles francesas, al recordar el martirio del padre Jacques Hamel -asesinado por dos fundamentalistas islámicos el 26 de julio de 2016 mientras celebraba la misa en la iglesia de Saint Étienne de Rouvray, en Normandía- resume con rara eficacia la expresión teológica del vínculo vital entre la persona que participa y cree en la Eucaristía y Cristo realmente presente en el pan y el vino: “La Eucaristía, como resumen de la vida más ordinaria de los creyentes, es el lugar donde nos configuramos con Cristo y donde, por la gracia de quienes participan en ella, el mundo se configura con Cristo, encarnado, crucificado, resucitado.” Anne Lécu, Valerio Lanzarini, Una vita donata, Magnano (BI), Qiqajon, 2018, p.6.

[6] Vita lunga della Beata Margherita, cit. p.261.

Datos de Contacto

 Piazza Pietro d'Illiria, 1 | 00153 Roma | Italy

 info@curia.op.org

 +39.06.579401

Red social