El 6 de diciembre en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma se defendió la tesis doctoral de fr. Llewellyn Muscat O.P., secretario de la Postulación General de la Orden. El título de su trabajo es: Il governo dell’Ordine dei Predicatori dall’Inter graviores (1804) al magistero di Angelo Domenico Ancarani (1838-1844) [(El gobierno de la Orden de los Predicadores desde los Inter graviores (1804) hasta el magisterio de Angelo Domenico Ancarani (1838-1844))]. La redacción estuvo bajo la dirección del Prof. Jan Mikrut, sacerdote secular polaco incardinado en la archidiócesis de Viena, como censor estuvo el Prof. Marek Inglot, SJ, Decano de la facultad de Historia y Patrimonio Cultural de la Iglesia en la Universidad Pontificia Gregoriana, mientras que el Prof. Paul Oberholzer, SJ fue el presidente de la comisión.

El período examinado por el doctorando, la primera mitad del siglo XIX, fue muy turbulento para la vida eclesiástica: acababan de quedar atrás los trastornos de la Revolución Francesa que habían marcado el fin del antiguo régimen, nació una nueva sociedad que quería abandonar las antiguas costumbres, surgieron los estados liberales, se expropiaron los bienes eclesiásticos, se disolvieron las órdenes religiosas, etc. Todos estos acontecimientos, como fr. Llewellyn nos cuenta, dejaron una huella indeleble en la Orden de Predicadores, y con el paso de los años se pudo ver cuantas dificultades encontraron los Maestros y los Vicarios Generales en su ejercicio del gobierno, y cuantos esfuerzos notables hicieron para evitar su desmantelamiento.

El doctorando señaló que el riesgo de un cisma, precisamente en el seno de la Orden, parecía inevitable cuando los frailes de las provincias españolas se negaron a aceptar la autoridad de Pío Giuseppe Gaddi como Vicario General, alegando la razón de que nunca había sido elegido, sino que fue nombrado directamente por el Papa Pío VII en 1798 a causa de la muerte de Baltasar de Quiñones. Como durante ese mismo período la autoridad civil española tendió a ejercer una gran presión sobre la Santa Sede para que permitiera la autonomía de las provincias religiosas presentes en la jurisdicción de su Reino, el Papa decidió acceder a sus peticiones y, en 1804, mediante la Bula Inter graviores, dividió las órdenes religiosas en jurisdicciones separadas, introduciendo también varios cambios en su propia legislación. El autor se concentra en la explicación de los efectos que estas sanciones pontificias tuvieron sobre los dominicos, sin entrar en detalles de los efectos sufridos por cada una de las Órdenes. Entre los cambios que aparecieron inmediatamente se encuentra la división de las órdenes religiosas en dos jurisdicciones paralelas: una romana y otra española, una limitación impuesta a un período de seis años tanto para el Vicario General como para el Maestro General, así como su alternancia.

El período de cuarenta años de historia del gobierno de la Orden, analizado por el autor, ha sido descrito como uno de los más turbulentos de su existencia. Tras la promulgación de la bula podemos ver cómo Pío VII decidió instituir como Maestro General a Pío Giuseppe Gaddi sólo en 1806. Este último tenía bajo su jurisdicción todas las provincias pertenecientes a la Orden fuera de España y sus territorios. Sin embargo, durante el período cubierto, Gaddi sólo podía gobernar las provincias que se consideraban más vulnerables y débiles en ese momento y que estaban concentradas en el territorio italiano. Cuando Napoleón arrastró al pontífice a Francia, el Maestro General de los Dominicos junto con todos los demás superiores religiosos presentes en Roma sufrieron el mismo destino. Fray Llewellyn señala que Gaddi regresó a Roma al final del sexenio de su magisterio, sin embargo, sucede que Pío VII no juzgó oportuno nombrar otro maestro general, por lo que decidió mantener a Gaddi como superior del bando romano con el título de vicario general de la misma manera que lo hizo con el superior español Juan Ramón Guerrero que sucedió a Delgado y Gabaldó tras su muerte en 1809.

La tesis revela que en los años siguientes el esfuerzo por aplicar plenamente el Intergraviores causó considerables dificultades. A menudo los superiores generales de ambos lados fueron instituidos directamente por el pontífice. Los españoles tuvieron que esperar veinte años antes de que lograran tener “su” maestro general en la persona de Joaquím Briz. Este estudiante de doctorado destaca la dificultad de convocar los capítulos generales con vistas a la elección del superior. Se intentó reunir uno para la parte española en 1832, sin embargo, más que un capítulo general, se trataba de hecho de un capítulo nacional ya que sólo participaban los Vocales de la Península Ibérica. En Roma, en cambio, se celebraron tres capítulos generales: el de 1838 que dio lugar a la elección de Ancarani; el de 1841 que se llamó también “definitorio”, y el de 1844 que dio como sucesor de Ancarani al calabrés Vincenzo Ajello. Se observa, sin embargo, que la participación de las provincias en estos capítulos fue muy limitada.

Al final de su tesis el autor ilustra cómo este importante período histórico estuvo marcado por un constante dinamismo por parte de quienes tenían en sus manos los órganos de gobierno de la Orden. Las circunstancias eclesiásticas y políticas de la época hicieron imposible lograr un estilo de gobierno consistente. Sin embargo, el acontecimiento más importante que señala el doctorando es el hecho de que, a pesar de todo, la Orden de Santo Domingo logró sobrevivir y, en la época de Ancarani, logró también abordar el futuro con cierto grado de esperanza y optimismo. Para enriquecer aún más la tesis, el autor incluye la transcripción de 54 documentos inéditos y un apéndice fotográfico de los retratos de los maestros generales examinados durante estos cuarenta años de historia y algunos documentos de archivo. La continua referencia del autor a las fuentes archivísticas consultadas durante su investigación ofrece sin duda un excelente grado de profesionalidad a la obra. Estamos seguros de que esta disertación ofrece una contribución válida para la historiografía de la Orden de Predicadores.