El hermano John Nwanze, O.P., nació en Lagos en 1946 y creció bajo la tutela de los dominicos. Fue uno de los monaguillos de los primeros dominicos estadounidenses que llegaron a Nigeria en la década de 1950. Comenzó sus estudios en el Seminario de San Juan Vianney, Jos, en el norte de Nigeria, sin embargo, el estallido de la guerra civil entre Nigeria y Biafra lo obligó a trasladarse a la parte sur del país en 1967. Cuando el Vicariato Dominicano de Nigeria comenzó a aceptar vocaciones a la Orden a finales de los años 60, se unió a la Orden Dominicana y fue recibido en el noviciado el 2 de febrero de 1968.

Hizo sus votos simples el 3 de febrero de 1969 y los votos solemnes el 2 de febrero de 1972. Tras su ordenación sacerdotal, el lunes de Pascua de 1975, fue destinado a Santo Domingo, Yaba, Lagos. Se marchó a estudiar en 1977 y obtuvo un máster en Comunicación en la Universidad de Windsor, Ontario, Canadá, en 1981, especializándose en producción de radio, televisión y cine. A su regreso al país, en 1981, prestó sus servicios tanto a la Iglesia católica como a algunos medios de comunicación nacionales de Nigeria.

Fue trasladado a la diócesis de Sokoto en 1982; allí fundó la Catholic Communications Sokoto. Llegó a ser presidente de la Asociación de Directores de Comunicación de la Provincia Eclesiástica de Kaduna. Fue productor del programa de radio “Christian Question Time” durante varios años. También dio clases en el Media Service Center de Kaduna. En 1989, fue reasignado a la Casa de San Martín de Porres, en Agbor-Obi, Estado del Delta, como vicario parroquial de la Parroquia de San Patricio.

Viví con el hermano John durante los primeros cinco años de mi vida sacerdotal, de 1989 a 1994. Fue párroco de San Patricio de 1991 a 1995. Era un sacerdote jovial y trabajador, siempre en movimiento. Recuerdo una experiencia espectacular en la Vigilia Pascual de 1994, cuando programó la Iniciación Cristiana de Adultos en la Vigilia Pascual con más de 530 candidatos al Bautismo, la Confirmación y la Primera Comunión. La misa de la Vigilia duró 7 horas y media, desde las 8 de la tarde hasta las 3.30 de la madrugada, con sólo nosotros dos oficiando. Al final, nos cansamos tanto y dormimos profundamente que llegamos dos horas tarde a las misas de las 6 de la mañana del domingo de Pascua en las estaciones. Las personas que enviaron a ver cómo estábamos nos despertaron de nuestro profundo sueño.

El Hermano John tenía un interés especial en la educación de las jóvenes. Creía que la educación los emanciparía y los capacitaría para una vida más productiva. Por ello, fundó y dirigió el Centro Dominicano para la Educación de la Mujer, en Agbor-Obi.

En 1995, fue enviado en misión a la archidiócesis de Seattle, Estados Unidos. Trabajó en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, en Seattle. En 1996, fue trasladado a la iglesia de San Juan Bosco de Tacoma, donde organizó a los afroamericanos de su parroquia para formar el Catholic Community Gospel Choir. En 1997, fue trasladado al grupo de parroquias del SE, Saints Edward, George and Paul como vicario parroquial. Allí puso en marcha el Grupo de Oración Carismática. En 1999, fue trasladado de nuevo al grupo de parroquias del SE de Tacoma, Santa Ana, Sagrado Corazón y San Juan de los Bosques como vicario parroquial, donde desarrolló su interés por el ministerio hispano.

Hacia los últimos años de su vida, sirvió a la Iglesia en Anchorage, Alaska, fue capellán de algunas religiosas nigerianas mientras ayudaba en algunas parroquias. Cuando su enfermedad se intensificó, el Vicario Provincial de Nigeria y otro hermano lo visitaron y lo ungieron. Se quedaron con él durante algunos días. El 15 de marzo de 2021, tres días después de su partida, durmió en el Señor.

Que el alma del hermano John Nwanze y las almas de todos los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.

Afridom Flash