La Familia Dominicana está profundamente agradecida a nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, por escribir Praedicator gratiae, su inspiradora y alentadora carta a la Orden en el Centenario del dies natalis de Santo Domingo de Caleruega. El incipit (título) de su carta se hace eco del evento histórico cuando el Papa Honorio III confirmó la predicación como misión de la Orden y dio a Domingo y a sus frailes en Toulouse el nombre de “predicadores”. El Papa Francisco afirma en su carta que predicador de la gracia es un título atribuido a Santo Domingo que “destaca por su conformidad con el carisma y la misión de la Orden que fundó”, es decir, la gracia de la predicación y la predicación de la gracia.

Damos gracias al Santo Padre por ser Pedro para nosotros, por fortalecernos en la fe (Lucas 22, 32). Damos gracias al Papa Francisco por saludar a la familia de Domingo. Recordamos cómo Domingo de Caleruega y Francisco de Asís encarnan la santa fraternidad y la amistad como fundamento de la evangelización en su tiempo. Al agradecer al Papa Francisco su paternal solicitud y fraternal cercanía a la Orden, le saludamos a él y a la Compañía de Jesús en el quinto centenario de la conversión de san Ignacio de Loyola en este mismo año del Señor 2021. Es bien sabido que un aspecto significativo de ese momento de conversión fue la pregunta que cambió su vida: ¿Y si hago lo que hicieron san Francisco o santo Domingo?”. En efecto, ¡es maravilloso que en esta providencial coincidencia de jubileos, un miembro de la familia de Ignacio, el primer Papa que eligió el nombre de Francisco, escriba una carta a la familia de Domingo!

Al expresar su “saludo orante… a todos los miembros de esa gran familia, que abarca la vida contemplativa y las obras apostólicas de sus monjas y religiosas, de sus fraternidades sacerdotales y laicas, de sus institutos seculares y de sus movimientos juveniles”, el Santo Padre reconoce que la familia de los predicadores incluye prácticamente todos los estados de vida de la Iglesia. En consecuencia, los escritos de los eruditos, los poetas y los místicos, así como las obras de arte, las obras de caridad y de misericordia de los miembros de las diferentes ramas de la familia son reconocidos como formas o “géneros” de predicación. Es significativo que los miembros de la familia dominicana cuyas voces fueron acalladas por el martirio nos ofrecen una forma de predicación extraordinariamente elocuente.

“Hablando con Dios o de Dios”, santo Domingo encarnó una sinergia de contemplación y acción y ejemplificó un discípulo-misionero, llamado a seguir y enviado a predicar el camino del Evangelio. Vale la pena reflexionar sobre el hecho de que el Santo Padre utilice el término discípulo-misionero. Tal vez, el Papa Francisco nos está invitando a darnos cuenta de que el Dios que nos envía en misión es el mismo Dios que está presente en todas partes y nos invita constantemente a seguirle como discípulos.

Fray Gerard Francisco Timoner III, O.P.
Maestro de la Orden
24 de mayo de 2021 | Conmemoración de la Traslación de nuestro Padre santo Domingo

Datos de Contacto

 Piazza Pietro d'Illiria, 1 | 00153 Roma | Italy

 info@curia.op.org

 +39.06.579401

Red social